Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Agosto de 2005.

Mi bitácora. La nave en el mar de mi vida. (XXXVII)

funerales.jpg... Llegado el óbito, cuento como era el sistema en aquel momento, ante estas circunstancias y hechos. Lo llevaron a casa desde el sanatorio en una ambulancia, como si todavía viviera. Entonces no existía ni la idea del Tanatorio, el fallecido o lo hacía en casa o desde el hospital se le llevaba y allí se le velaba, durante el día y luego toda una noche. Familiares, vecinos, amistades, abarrotaban las pequeñas viviendas y ocupando hasta las escaleras, ya que no había lugar para tanta concentración. En la habitación del matrimonio, desmontaron el mobiliario y allí con una plataforma, esquinada por cuatro velones, situaron el cadáver. Se rezaban rosarios, se hablaba bajito, señoras de negro llorando, como las antiguas plañideras bíblicas, elogiando la figura desaparecida. Como dijo mi suegra en años posteriores referido a cuando alguien moría, comentando que ‘era el día de las alabanzas’, en ese momento, todo el mundo había sido bueno, poco a poco, salían a relucir los defectos, pero en ese momento puntual, únicamente se mencionaban las bondades. No sé quien tendría la infeliz idea de, esa tarde del 1 de octubre, con mis 12 años, un niño, antes éramos mas niños, me introdujo en la habitación como para enseñarme a mi padre muerto y despedirme de él. Durante mucho tiempo guardé en mi limpia mente aquella estampa y estuve aterrorizado una temporada. Demostrado está, además leí hace poco una explicación técnica, al poco de fallecer hay algunas células que perduran mas tiempo con vida que otras y, precisamente, las que tienen que ver con el cabello y las uñas, resisten algo más, entonces al encoger la piel algo debido a su función paralizada, hacen que el cabello y uñas como digo, crezcan algo y eso se destaca y, como digo, esa impresión que detecté inmediata, se me quedó grabada y me creó un miedo insoportable.
En aquel nuevo orden mi hermana pasó a dormir con mi madre y claro yo me quedé solo en la habitación, pero al detectar ese terror que me dominaba, hicieron milagros para introducir mi cama, que era de las llamadas guardadas y me sirvió para sentirme algo más protegido. Mi madre idolatraba a su marido. Debió ser persona muy especial porque toda la vecindad y conocidos le tenían respeto y gran estima, acudían a él en solicitud de cualquier asunto en busca de su consejo.
Tenía empaque, señorío, elegancia, respeto por el prójimo, dialogante. A su mujer, mi madre, muy inferior a él en términos culturales, le instruyó con paciencia y amor, en todo tipo de actitudes y comportamientos. Mi madre agradeció mucho esa colaboración y puso tanto empeño en superarse que hasta le solicitaba le pusiera deberes y ejercicios, tal como hacía con nosotros, para aprender.
Él, con cariño y siempre en privado, corregía alguna conducta errónea que ella, en su ignorancia, pudiera manifestar...
(imagen. estampa de funerales)
01/08/2005 16:53 Enlace permanente. Diario personal No hay comentarios. Comentar.

Mis temores como consumidor culinario

restarurante.jpgSiempre ha existido y existirá el melindre, el remilgado ante cualquier uso o consumo de diversos objetos y, muy especialmente, cuando el tema alimenticio ha estado por medio. Aún, pretendiendo no serlo o planteárselo, ¿quién no ha reparado en alguna ocasión? y, posiblemente, con toda la razón ante la entrada en unos servicios sanitarios públicos, bien de la calle o de establecimientos. Cientos de veces he visto en restaurantes personas que, previamente, utilizaban su servilleta para frotar los cubiertos y el borde de los vasos, como curiosidad comentaré que mi cuñado, lo hacía hasta en su casa, sabiendo la garantía que representaba su madre, exagerada, en limpiezas de todo tipo, escrupulosa y detallista pues él no iniciaba una comida sin dar un buen lustre a todo utillaje. Pero ya en lo tocante a la comida fuera de casa es mejor lanzarse al vacío sin paracaídas, sino no comerías nunca. No dudo de la profesionalidad de una gran parte de los manipuladores del medio, incluso hoy en día las autoridades exigen un carné de manipulación, pero estos formalismos desaparecen una vez que el ejecutor está en su medio. La teoría es una cosa, la práctica es otra. Una cosa es saberlo y otra llevarlo, correctamente, a cabo y no digamos si das con un irresponsable que ‘olvida’ las conductas mínimas exigidas. No llegué a ver, pero en estas últimas vacaciones, un advenedizo camarero de comedor, no de la plantilla habitual y ya entrado en añitos, aparte de otros graves problemas, le vieron algunos clientes, limpiarse su rostro sudado y su nariz con servilletas de tela que aunque ya había sido usadas por el comensal, según me contaron, no dejaba de ser una desfachatez y detrimento para la sala donde prestaba sus servicios, afortunadamente le prohibieron de inmediato la incorporación a su puesto.
Hice el servicio militar, se supone que en las cocinas de aquella época, la limpieza dejaba bastante que desear Por experiencia sé que en alguna ocasión que me tocó fregar platos después de la comida, emulando a los veteranos, cogíamos los platos de docena en docena y los sumergíamos en un pilón con agua algo enjabonada que, claro, para nada desaparecía la grasa. Luego un paño mugriento, servía para secar pilas y pilas de plato, con lo que cuando se sacaban para un nuevo servicio, así si que era necesario pasar la servilleta por todo el menaje. Llegué a tener alguna vez un compañero en la mesa que en el vaso de vino que nos daban se daba el gustazo de escupir, con lo cual se hacía el amo del contenido, pero algo que no era denunciable, hubiera estado mal visto.
Esta mañana, leyendo un recorte de periódico del día 30 de julio pasado, la articulista Rosa Belmonte, hacía comentario sobre un cocinero de restaurante de lujo que se jactaba que la primera ministra, cuando lo fue, Margaret Tatcher, cuando iba a esa lujoso restaurante, había degustado de su esperma como mínimo en cinco ocasiones, dice la articulista que al ser una política, podían existir indicios de cierta venganza, pero lo que no deja lugar a dudas es que el alardeo del asqueroso personaje era, como mínimo, para tenerle una semana, sino mas, ‘saboreando’, sus propias heces aliñadas con su propia orina.
¿Alguien opina que soy un juez muy duro?
01/08/2005 17:32 Enlace permanente. Vida cotidiana No hay comentarios. Comentar.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Mi bitácora. La nave en el mar de mi vida (XXXVIII)

socrates.jpg... Siguiendo con mi padre, fue autodidacta, pero muy instruido, la curiosidad grande que sentía por todo le hacía ampliar conocimientos constantemente. Modestia aparte, alguno de esos genes me transmitió, porque yo tuve mas formación académica, pero a mis años actuales, sigo investigando y rebuscando para actualizarme en cualquier novedad para conocer algo, aunque, tópicamente, diré como el ateniense Sócrates “solo sé que no sé nada”, pero sin ánimo de presunción, ni de pretender acercarme a él, solo un modesto epígono que pudiera mencionar ese texto.
Mientras vivió a mi hermana y a mí, como ya indiqué, nos llevó por la senda de aprender mas y mas, pero sin severidad, sin atosigamientos, tratando de hacer digerir los conocimientos, casi a modo de juego, pero incitando a la participación. Dejó una huella indeleble en nuestra formación. Mi hermana, 9 años mayor que yo, en algún momento solicitaba de mi madre, intercediera para liberarse de alguna de las tareas impuestas, pero mi madre no se prestó, consideró lo lógico que todo lo que se le ‘exigía’, era por su bien. Mil veces luego se agradecieron estas tareas, contribuyeron a un mayor conocimiento y aún mejor sentido de la responsabilidad.
A mí, personalmente, me aficionó a la ‘geografía’, llegué a conocer a los 9 años todas las capitales del mundo, no dudaba a que continente pertenecía cada país y con mucha aproximación en los mapas, localizaba de inmediato la situación. Yo tenía memoria, pero era el trabajo constante ‘impuesto’ el que reverdecía y ponía al corriente mi ‘mentecilla’, muy abierta a almacenar información. También hablábamos de historia, se practicaba lectura y escritura, aprendizaje de máquina de escribir, método ciego, en una vetusta máquina portátil de segunda mano que adquirió el año 35, pero que todavía estará almacenada en algún lugar de la casa de mi madre, también me introdujo en la filatelia, algo que él practicaba en plan económico y modesto, guardaba todo tipo de sellos que se encontraba en su camino, en aquellos tiempos la correspondencia por este medio era la utilizada y después adquiría las series de España que se iban tirando por la Fábrica Nacional de Moneda y timbre, a esto unía alguna adquisición de ejemplares, principalmente, ya usado, en el mercadillo dominical de la Plaza Real de Barcelona y, posteriormente, en la Plaza Mayor de Madrid. Los álbumes se los montaba el mismo, delineaba en folios, cuadrados o rectángulos, de pendiendo de las medidas de los sellos. Tenía unas pinzas pequeñas, para no poner las huellas sobre ellos, los nuevos y muchos de los usados, con papel celofán les hacía fundas, para evitar el deterioro de su superficie y dentado, una pequeña lupa a la que le hizo un soporte de madera, para la mejor observancia de detalles mínimo en la estampilla. Clasificaba las hojas por países ordenados por orden alfabético y un catálogo que renovaba de vez en cuando, para una mejor clasificación. En fin una modesta parafernalia para esta afición acompañada de su paciencia y constancia, de ambas mis genes no ha recuperado demasiado. Continuando con las ‘lecciones’ impartidas por tan preciado ‘maestro’, no fallaban las ciencias naturales y por supuesto la aritmética, prácticas diarias me hicieron ser un aventajado chaval en cálculo mental, nunca utilicé dedos para hacer cuentas, todo el mérito atribuible a tan peculiar maestro. Incluso ya en aquellos tiempos, me anticipó unos pequeños conocimientos de vocabulario en francés e inglés, siempre ignoré como él tenía en su ‘almacén’ tanta variedad de contenidos, era como una modesta pero, práctica enciclopedia andante y la podías abrir por cualquier página, siempre encontrabas algo instructivo.
Mi hermana se benefició de esos aprendizajes de manera que sin tener ninguna titulación académica oficial en los trabajos que desempeño como secretaria, primero, con 17 años en una gestoría y después del director general de una importante empresa de ascensores, hoy en día Zardoya-Otis, en aquellos tiempos era la suiza Jacobo Schneider, S.A., donde yo empecé a trabajar con 16 años, algunos meses antes. Pero ese será tema para su momento.
Con mis precisiones, me he saltado algo en el desarrollo de nuestro retorno a Madrid. Así que retrocedo para dar cuenta de ello.
Retornamos mediada la década de los 50, volvimos al piso de alquiler de la calle Ciudad Real, fue en el mes de marzo...
02/08/2005 18:45 Enlace permanente. Diario personal No hay comentarios. Comentar.

Tema Sanidad Personal – (Servilleta Especial)

cirugía4.jpgNo sé sin algún momento he llegado a mencionar, no me importa, en cualquier caso, reiterar, que mis artículos los garabateo en la ‘servilleta de un bar’, esas vulgares y simples, algo rugosas y endebles de textura y que llevan impreso un “Gracias pos su visita”. He tomado tal costumbre en ello que, como me encanta manuscribir, desarrollo mis ‘ocurrencias’, trasladando las que salen de mi cerebro a mi ‘compañero’ bolígrafo, con mas o menos fluidez, dependiendo del momento de inspiración. Luego lo escrito en este soporte lo traslado a un archivo de Words, al que llamo ‘Rincones’, nombre debido a que me encanta escribir en el rincón de la barra de un bar, donde por lo menos por un lado, nadie te puede agobiar. Al lado un vaso abombado y achatado contiene unos dedos de whisky Dyc (segoviano de crianza), unas piedras de hielo y hasta arriba con un complemento, bien de agua o de soda, hace de ‘tinta para mis ideas’, aunque no es que me sea necesaria esa colaboración, es una costumbre.
Bueno, como siempre hago, antecedo el tema propuesto a desarrollar, con un extenso prólogo. Hoy lo he titulado “SANIDAD PERSONAL” y viene al caso, porque mis lectores (jajaja, ¡qué jactancioso, no sé si alguien se atreverá) deberán abrir un paréntesis en su avidez por devorar mis narrativas. En este caso no es un “Cerrado por vacaciones”, es una citación médica para ingresar en el Clínica de la Concepción de Madrid, el próximo día 7, para la extirpación de un pólipo en el colon. Es tal el pánico en que me sumerge la citación que me tiembla hasta el pulso y eso que, ahí mismo, pasé, hace 8 años, por una operación de corazón extracorpórea para la implantación de la válvula aórtica metálica que llevo. Pero el presente es el que manda y la simple idea de recluirme en un hospital, encima en habitación compartida, con lo que representa para mí la privacidad. Este manojo de nervios me tiene condicionado, aterrado pero, sacando fuerzas de flaqueza, os amenazo, a mi regreso, con nuevas publicaciones incluso, si mi estado de ánimo lo permite, alguna se geste en esa residencia temporal, aunque el lugar no sea el más idóneo para desarrollar positivismos, ni el lugar ideal para inspirar alegrías.
Por tanto como digo, no desesperéis, es bueno descansar de tanta profundidad filosófica, además al hilo del mes vacacional por excelencia, es bueno y conveniente para vosotros un reposo de mis lecturas (jajaja, mis abuelitas tiempo ha, que fallecieron...)
La estancia en ese lugar será entorno a una semana, yo suelo decir 7 días que, aunque parezca lo mismo, no es lo mismo referirse a 1, como número que a 7 y con ello me creo que será mas tiempo que el que desearía estar que, lógicamente, sería “0”.
¡HASTA PRONTO! ¡ESPERO!.
05/08/2005 10:41 Enlace permanente. Vida cotidiana No hay comentarios. Comentar.

Postoperatorio (I)

Digamos que, a pesar de un proceso ‘normalizado’ no me encuentro nada radiante. No estoy en un buen momento. Me encuentro algo asustado, mejor dicho no algo, me encuentro agobiado. Quizá mi parte malhumorada y depresiva ha encontrado caldo de cultivo en mi endeble estructura psíquica. No pretendo presumir ser el mas infeliz o desdichado de los mortales pero, tampoco estoy haciendo comparaciones, me siento así y así lo explico.
El resultado provisional de la intervención que me realizaron el día 11 de agosto pasado, la extirpación de un pólipo en el colon, no ha tenido contratiempos palpables, deberé, no obstante, esperar al informe prometido conclusivo.
Sí he sufrido bastante en los preparativos. Yo, miedoso ante los pinchazos, me he visto asediado por las agujas buscando mis maltrechas venas para múltiples analíticas y, para remate, me ha provisto de jeringuillas, para un mínimo de 10 días, 2 diarias y ser, yo mismo, el practicante y el practicado. Mi aversión y mi temor a las agujas y objetos cortantes han sido siempre considerables. Nunca llegué a imaginar que yo sería autoinyectante.
Segunda parte, digamos la emocional, mi mujer, Maribel, ha estado en todo momento, día y noche conmigo. Me lo prometió, cuando me sintió agobiado, a pesar de mis infidelidades, solo virtuales, pero para ella suficientes. Me prometió su colaboración y asistencia y ha cumplido en ello...
(He dividido en 3 capítulos (mis servilletas de bar) esta narración. Ahora no me encuentro con ganas de seguir, las tengo escritas a mano, pero debo pasarlas a ‘nivel de escritura para publicación’.
16/08/2005 22:55 Enlace permanente. Diario personal No hay comentarios. Comentar.

Postperatorio (II)

.. Pero no hace falta ser muy sagaz para notar desapego emocional. Tengo espejo comparativo. Hace 8 años, cuando me operaron del corazón, para colocarme la válvula aórtica artificial, tras angina de pecho, su atención tuvo otros tintes, no me extenderé mas sobre ello, creo que poco le interesa a nadie. Además, un afamado escritor y columnista del diario ABC, Juan Manuel de Prada, emplea mucho una aparente modestia al decir que ‘las 3 o 4 lectoras que le soportan’; yo diría que las mías no son ni 3 ni 4 y por tanto no me tiene que soportar, las mías son invisibles, lo mío es como ‘predicar en desierto’. Es duro decir que, egoístamente, preciso de atención. Soy persona de poca consistencia y cimientos, acostumbrado a encontrarse todo hecho, me crié en régimen de matriarcado y ya es tarde para cambiar.
Si existe alguien que me estime y lea, podrían decir que estarían dispuestas a... pero, ya se sabe, cada uno tiene su vida y no la va a abandonar por mí.
Yo quisiera recuperar la confianza familiar. No es fácil. Esa situación, aún llegando, tampoco sería el ideal, porque los años no pasan en balde y si durante tiempo ya existió cierto desmoronamiento, algo habitual, en las relaciones largas y quien diga lo contrario es hipocresía, porque por ello, de una forma u otra, de pensamiento, palabra u obra, hay doble vida. Algo que nunca se piensa en ello, pero un día se descubre y algo renace, se descubren ilusiones, aunque no sean alcanzables. Pero se viven...
(Queda un cierre o último capítulo)
16/08/2005 23:15 Enlace permanente. Diario personal No hay comentarios. Comentar.

Postoperatorio ( y III)

... como decía, la vara ya estaba torcida, difícil es enderezarla, sobre todo cuando la energía y la ilusión disminuyen. Pero al menos sería deseable una relación aparente, más acorde. No sé si esto llegará a ser posible. Entonces consecuencia de ello, la continuación de “”Mi bitácora. La nave de mi vida””, puede ir al pairo. Nadie va a perder mucho.
Entre mis pocas virtudes, escasea la constancia, ya amenacé, no sé a quien, que no era mi fuerte. Trataré de esforzarme, porque capítulos manuscritos tengo bastantes mas de los publicados pero, hay que transcribirlos.
No obstante, nadie sentirá demasiado ver que mi nave quede varada o encallada en cualquier parte de cualquier costa.
Como remate a todo esto, una curiosidad final, en mi estancia en el hospital desde los días 7 al 13 de agosto, he leído un libro, algo habitual en mí, pero hacía tiempo no lo practicaba, había tomado otros derroteros culturales. El libro se llama ‘’Los ojos del tuareg’’ de Alberto Vázquez Figueroa. Curiosamente, sin pretender elegir este tema, trata de la supervivencia ante las dificultades.
Bueno, nada prometo, pero continuaré algún capítulo. ¿A quién le interesa? Jajaja. ¡Qué presuntuoso!
16/08/2005 23:27 Enlace permanente. Diario personal No hay comentarios. Comentar.

Mi bitácora. La nave en el mar de mi vida (XXXIX)

comunion.jpg(Después de mi estancia en el Hospital, retomaré poco a poco el rumbo de mi nave y continuar la ruta establecida)
... Llegados a Madrid, en ese mes de marzo de mediados los 50, me llevaron a un modestísimo colegio, sin nombre específico, se le llamaba popularmente el de D. Santiago, maestro que en 3 o 4 habitaciones de modesto tamaño montó unas clases. Era en la calle del Ferrocarril, 14, próxima y paralela a la mía, era en el segundo piso, casa ya muy antigua entonces y sigue existiendo, remozada, pero ya claro, el colegio desapareció. Las llamadas aulas, por decir algo, estaban bifurcadas, costumbre de la época, me refiero a que estaba la discriminación de los chicos y las chicas. En cada una de ellas, diversos niveles, dependiendo de las edades que oscilaban entre los 8 y los 12 o 13 años, utilizando un tipo de enciclopedia que abarcaba las diversas materias al uso. Gramática, Geografía, Historia de España y Universal, Historia Sagrada, Aritmética, Geometría, Urbanidad y algo en torno a la Política, con la influencia del régimen. A los chicos, el propio D. Santiago, como dije, director del centro, personaje orondo y apariencia bonachona, aunque no toleraba que nadie se le sublevara y con algún que otro tironcillo de orejas y, en ocasiones, muy aisladas, para desobediencias más extremas, algún palmetazo en la mano. Él se encargaba de instruirnos. De vez en cuando formaba equipos y a estilo concurso proponía retos mediante preguntas variadas.
En el aula contigua, una señorita, a mí en aquellos momentos me parecía muy guapa y que vivía en el cuartel de la Guardia Civil, por tanto hija de algún número del Cuerpo, regentaba la clase de las niñas. En una tercera aula, mas reducida, estaban los que se iniciaban para preparar el ingreso en el Bachillerato, hacia los 9 años y los que ya cursaban 1º, 2º,etc. Un joven, imagino que estudiante de nivel superior, apellidado Luengo, era el encargado de llevar esta clase. El Bachillerato Elemental, constaba de ingreso, cuatro cursos y una reválida que ‘remataba’ una demostración de lo realizado en esos años anteriores y otorgaba el diploma y título en el que se mencionaba el estudio cursado. El examen de ingreso se realizaba en Institutos, llamados de Enseñanza Media. A mí por sector me tocó hacerlo en el llamado ‘San Isidro’, situado en un viejo convento de la calle de Toledo, todavía sigue existiendo, intacto en su fachada y solo con alguna actualización interior, adaptada a los tiempos. Este Instituto estaba al lado de la Colegiata Catedral de Madrid de San Isidro, hasta que hace unos años se otorgó el título catedralicio a la, por fin acabada, Catedral de la Almudena, patrona de Madrid. Bueno ese examen de ingreso, lo superé sin demasiados agobios, con la preparación que llevaba de mi padre, era mas que suficiente.
Ese mismo año, como llegamos a Madrid al inicio de la primavera, llegué a tiempo de que, en el propio colegio, me prepararan para hacer la obligada primera comunión, que se concelebró en la iglesia de Nuestra Señora de las Angustias, en la actual calle de Rafael de Riego, antes Batalla de Brunete. Ahí un 26 de mayo, vestido, uniformado, con un traje gris, de pantalón largo, con solapas de raso, un librito-catecismo y un rosario, todo un lujo para la época. Otros formatos, eran los trajes blancos, llamados marineros, por ser similares a los uniformes de los marinos y otros en tono blanco hueso. Las niñas, vestidos largos, vaporosos, con manos o menos puntillas, blancos, diademas para el pelo e, igualmente, librito con tapas anacaradas y rosario...

imagen: una panorámica de una primera comuníón
17/08/2005 11:13 Enlace permanente. Diario personal No hay comentarios. Comentar.

NUESTROS SOLDADOS - ¿Por qué diferentes puntos de vista, ahora?

soldados.jpgNo quería tocar este asunto. Es delicado, Es doloroso. Pero no soy el único, ya sé ‘ocupan otros’, suficientemente de airearlo en ‘su beneficio’. Ésos que establecen diferencias y siempre les salen las cuentas a su favor. Les da lo mismo si estas cuentas son de muertos, ellos las traducen en votos. 17 hombres, 17 personas, 17 soldados fallecidos. ¿Un accidente?. Si es así, esto hubiera podido ocurrir en la provincia de Jaén, pongamos por ejemplo, pero ha ocurrido en Afganistán, ese lugar tan ‘pacífico’ y diferenciado de Irak ¿verdad, Sres. Rodríguez y Bono? No quiero ni pensar si llegar a ocurrir en Irak. ¡Dios mío! ¡Qué pequeña se hubiera quedado la Puerta del Sol!. La saga de los ‘Bardem’, el Almodóvar, la musa de la Comunidad de Madrid (1 millón de euros por publicitar esta zona, pagados por un gobierno de derechas), nuestra ínclita Ana Belén, su marido, el del abuelo picador de la mina asturiana y toda la intelectualidad que ¡cómo no! se tiñe de bermeja.
¿Sé puede ser intelectual no siendo ‘rogelio’?. De eso nada, ese don ese privilegio, no se tiene con el azul.
Problema añadido a la economía nacional es el aspecto comercial de la venta de telas y pinturas para fabricar y decorar las pancartas que acostumbraban, hace poco, a llevar constantemente, esos ‘toreros muertos’ a modo de capote, para exhibir su protagonismo.
¿Dónde están los colgajos y estandartes balconarios? “NO A LA GUERRA”; “NUNCA MAIS”. ¿Por qué esas diferenciaciones?. Murieron unos, han muerto y desgraciadamente morirán otros. ¿Son diferentes los de ahora a los de antes?. ¡DESCANSEN EN PAZ!, Pero Sr. Rodríguez, déjelos descansar, no los utilice. Sus ‘asesores’ le sacan partido a las tragedias nada más. Gobierne Vd., si es capaz, que lo dudo, a todos los españoles, como prometió. Pero un sabio antecesor suyo, el Sr. Tierno, dijo, jocosamente, que las promesas estaban para no cumplirlas. Quizá es lo único que ha aprendido Vd. bastante bien.
18/08/2005 10:53 Enlace permanente. Opiniones No hay comentarios. Comentar.

Mi bitácora. La nave en el mar de mi vida (XL)

Ciudad Real 30.jpg... Un grupo de niñas y niños de varios colegios del entorno, íbamos en procesión con el mismo destino, allí, en aquella parroquia, recibimos la ‘primera ostia’, sagrada por supuesto, dicho con ironía, pero no con irreverencia. Bueno pues ese día ‘oficialmente feliz’, los niños y las niñas, procesionábamos camino del templo, dando un esplendor candoroso al ambiente callejero.
Aún en las mermadas situaciones de las economías hogareñas, en casa se hacía un esfuerzo excepcional para congregar y reunir a unos familiares y amistades. En mi caso, en un conocido hostal modesto de la zona, llamado Hostal Sancho, en el paseo de la Delicias, frente a la estación ferroviaria del mismo nombre ( hoy en día en desuso y destinada a Museo del Ferrocarril), se ofreció un desayuno, con chocolate a la taza, surtido de bollos y vasos de leche para ‘desatascar’. Con el tiempo esas celebraciones se han ido haciendo ostentosas, llegando a reunirse en almuerzos lujosos.
Cambiando de tercio y tema, el tramo de la calle de Ciudad Real, donde vivíamos (creo ya he descrito algo de ello) estaba sin asfaltar y sin luz eléctrica, en los veranos se provocaba un polvo desértico e insoportable, por el contrario en los inviernos había unos pastosos barrizales, pero como chavales, sin mayores exigencias, acostumbrados a eso, disfrutábamos de un espacio cómodo y si peligros para jugar. La calle además no tenía salida. Como solo había dos casas de vecindad, al final de la calle, le llamábamos ‘el rincón’ dada su cerrazón a otras salidas y allí teníamos mejores oportunidades de aislamiento. Al contar con los consabidos recursos materiales, teníamos que desarrollar la imaginación para encontrar alternativas variadas de entretenimiento. Aparte de la penuria económica, la técnica, poco evolucionada, hacía que compensáramos la escasez con la búsqueda de recursos diversos que nos proporcionaran entretenimiento y que dividíamos en estacionales...
(de ellos iré tratando y desarrollando)
imagen: calle Ciudad Real, el llamado 'rincón' hoy en día.
18/08/2005 18:39 Enlace permanente. Diario personal No hay comentarios. Comentar.

¿ALGO DEL DÍA?

helicopteros.jpgPues, últimamente, no soy nada habitual en ver, leer u oír noticias, pero es imposible librarse, los telediarios manipulados coinciden con horas de comida y cena. Escuchando radios como KissFM, especializada en música o Intereconomía, su nombre lo dice, cada media hora meten cuñas de noticias y una y otra vez durante el día destacan lo que creen que más procede. Como digo, sobre todo los telediarios, se cuecen en las cocinas de los partidos que dominan, el Partido Socialista tiene especialidad en el manejo mediático, desde que el expresidente González, concediera todo tipo de privilegios al Grupo Prisa, con su Presidente, Sr. Polanco y después de tanto criticar al Sr. Urdaci, como un derechista a ultranza, han colado en TV1 a todo su equipo y esas noticias se elaboran como trajes de alta costura, hechas a medida conveniente y manipuladora. Además, fuera de casa, en el bar donde gesto estos y otros modestos escritos, degustando una cerveza fresca y con un aire acondicionado no muy bien aplicado, escaso, dos pantallas de TV, con el tono inaudible, pero pantallas visibles, amén de recetas culinarias, tan de moda, ahora que cada vez se cocina menos en las casas; amarilleos y rosáceos programas, dignos del más vulgar voyeurismo, ese Gran Hermano de los ‘famosos’, nos ponen al corriente de sus azarosas y escabrosas vidas, con la atención de tantos videntes que les encantan esas aderezadas y ‘ejemplares’ biografías. Yo te dejo, tu me dejas, él o élla se dejan..., despliegue de verbo que puede ser antónimo de Yo me arrimo, tu me coges, él o élla se juntan... Todo un ejemplo a seguir, pero si nos vamos por el lado opuesto mucho mejor. Ahora le ha tocado un protagonismo, hipócrita como siempre, al Sr. Rodríguez, sin sonrisa (sin ella no es nadie), enlutado, con cara de circunstancias, se somete y nos abruma con un exceso de explicaciones y de actuaciones correctas. Y Bono, no el cantante de U2, precisamente, Bono el defraudador, el que trató de expulsar al ejército de sus prácticas en la Comunidad de Castilla La Mancha, en Cabañeros, cuando él era el señor feudal, ahí le tienen de Jefe Civil del Ejército, pasando revista a nuestras afamadas Fuerzas. ¿Qué pensaran estos profesionales, cuando un advenedizo, les pase revista militar?. ¡Que cosas tiene la política!. Pues ese tandem, Rodríguez-Bono, son las ‘estrellas’ de la tele, tratando de explicar lo inexplicable, les cuesta trabajo a ellos creerlo y nos endilgan sus historias a nosotros. Hacen distinción de muertos, los del triste Yakolev, con los de los trágicos helicópteros.
¡QUÉ CARA MAS DURA!
19/08/2005 11:25 Enlace permanente. Políticas No hay comentarios. Comentar.

Mi bitácora. La nave en el mar de mi vida (XLI)

chicos.jpg... como dije y repetiré en mas de una ocasión, el tramo de nuestra calle, era breve y con solo dos casas de vecinos, un tostadero de café iniciaba la calle, según se entraba a mano izquierda, las dos casas de vecinos, una fundición de hierros en ruinas. Enfrente toda la fachada lateral de un cuartel de la Guardia Civil y como la calle no tenía salida, pues remataba el cierre, la trasera o muro de un viejo horno, en su parte frontal. Al existir solo dos casas de vecindad, no teníamos mucha concurrencia de chavales de una edad similar, entorno a los 8 u 12 años, los que éramos nos apañábamos para compaginar diversos juegos colectivos. En general no nos juntábamos con las chicas en esos juegos solo, esporádicamente, compartíamos algunos, pero ya nos fijábamos en ellas, teniendo cada uno su platonismo sobre alguna.
Citaré a algunos o casi mayoría de los que, sobre todo, cuando jugábamos al fútbol, con una pelota pequeña e incluso de trapo recosida por alguna de las madres, nos servía para esta práctica. Las porterías las acotábamos con unas cuantas piedras a modo simulado de los postes. Entre ellos estaba Valentín, ‘el Valen’, era muy normal utilizar el mal uso de ‘el’ o ‘la’ delante del nombre, diminutivo o apodo, ‘el Goyo’, Roberto’, Pablo, Antonio, Fernando, Toñín ‘el sardina’ (que era su apellido), ‘Genín’ (de Eugenio), el Olalla (apellido), el Maxi y claro falto yo, ‘el Fito’, diminutivo de Adolfo y recortado en su parte final, esto era algo que me ponía malo, con los años me llegó a traer sin cuidado, sobre todo cuando algún vecino me identificaba así. En las chicas, estaban Juani, Mari Juana, Mari Tere, María Elena, Caroli, Carmina, Angelita, Tere Taravilla (digamos mi primer y principal platonismo, recuerdo que cuando ya teníamos 14 o 15 años, ella era 2 años mayor, fuimos a dar algún paseo juntos, sin mas, no nos llegamos a tocar ni la mano. Mª Carmen Mozas. No creo que me deje a nadie muy relacionado. Cuando chicos o chicas pasaban de los 15 o 16 años, ya eran parte del primer grupo de los mayores y la mayoría ya trabajaban en algo. Los chicos fumaban, en su mayoría vestían de mono por oficios varios, durante la semana, los domingos se acicalaban y se ponía un traje con camisa y corbata, normalmente, el único que servía para varios años y se iban de bailes. Los de nuestra edad, los niños, era un mundo aparte.
En próximos relatos describiré juegos al uso...
imagn: pandilla de chicos dispuestos a jugar
19/08/2005 16:50 Enlace permanente. Diario personal No hay comentarios. Comentar.

Mi bitácora. La nave en el mar de mi vida (XLII)

bocadillos.jpg... No seguiré un orden determinado de juegos, pero trataré de dejar la mejor explicación de sus desarrollos.
En el juego de fútbol, el más sencillo, dado que no revestía de inversión prácticamente, una pelota de goma o trapo como ya expliqué. Entonces, eso del balón de cuero que, por cierto, los existentes de la época llevaban una badana, cosida en diversos dibujos, muchas veces en pentágonos, en su interior una bolsa de goma esférica, esta se inflaba con una bomba consistente en una barra hueca y otra que entraba y salía, terminando en una punta mas fina, al ejercer esa presión de émbolo, se insuflaba aire, cuando se consideraba lleno, se taponaba y la badana, se cerraba con una correílla a modo de los cordones de un zapato, por ello, con estos pliegues el balón siendo esférico tenía sus deformaciones, en los profesionales, existía una mayor perfección en su acabado. Pues para seleccionar equipos de 4 o 5 jugadores, los recursos humanos no nos daban para más, dos de los considerados líderes, por saber jugar algo mejor, echaban a pies. Se ponían uno frente a otro como en un duelo y poniendo talón sobre puntera, alternativamente, cada uno se llegaban a juntar, el que conseguía introducir el último pie completo era el que elegía primero, entonces, de nuevo, turnando estas opciones se formaban los equipos. Generalmente, los partidos se programaban al que primero llegaba a 10 goles, las paredes de la calle, a veces te servían de compañero, porque tirabas la pelota en diagonal contra la pared y, claro te la devolvía, eludiendo al contrario. Jugábamos varios partidillos y terminábamos agotados, pero estábamos en nuestra salsa.
Salíamos del colegio a las 5 y cuando la luz del día lo permitía, dependiendo de la estación del año, estábamos hasta que casi no veíamos, previo habíamos bajado el modesto bocadillo de mortadela, por entonces algo bastante económico o el trozo de barra con una breve onza de chocolate que había que hacer diabluras estratégicas para llegar a un correcto final, las mas de las veces algo imposible, el chocolate, por lógica, se acababa antes, pero no se despreciaba el resto del ‘mendrugo’. Otras veces el relleno era con aceite y azúcar, o aceite y sal, al gusto de cada uno, y algo más lujoso cuando se untaba una mantequilla aderezada con algo de azúcar. Embutidos en general, ni verlos. Solo alguno que tuviera familiares de algún pueblo y, en ocasiones, en visitas familiares les traían algún chorizo o chacina de propia elaboración, también estaba el ‘foigrás’, como se decía vulgarmente, no había llegado el sonido francés a mis oídos como para pronunciar ‘fuagrás’ o ‘paté’, este, por supuesto era de cerdo, en latitas pequeñas, otras veces queso de bola, blando, amarillento por dentro y una llamativa costra, no comestible, de color rojo intenso, en fin cierta variedad aquilatada a las modestias hogareñas. De cosas así, podría extender algo mas, pero este es un ejemplo suficiente, eran las de diario. Bueno la limitación en el juego también estaba impuesta por los deberes a realizar, pero esto dependía de la responsabilidad de cada chaval, porque en las casas no se ocupaban demasiado, al no estar ellos tampoco en muy buena disponibilidad de cooperación, yo cuando me quedé sin padre, mis dudas me las tenía que solucionar como pudiera, mi madre, no estaba en disposición de poder colaborar y mi hermana trabajaba y ya ciertos conceptos del Bachiller se le escapaban, ella no lo había hecho. Había preparado prácticas para estar en oficina, escribiendo a máquina o tomando notas taquígrafas.
En esos partidos de fútbol, dependiendo de la época del año, siempre terminábamos sucios, en verano polvo y sandalias o alpargatas, en invierno embadurnados de barro y zapatos duros o botas de piel vuelta, se teñían dependiendo del tono del barro. Los más aseados, cepillábamos, con un duro cepillo de cerdas, previo mojado con agua e incluso con saliva. El aseo personal del cuerpo, al no haber duchas, se calentaban en los fogones cazuelas u ollas con agua y se vertían en un barreño de cinc. Un estropajo y un jabón verdoso o amarillento, eran los complementos del acicalamiento. Métodos a la última, como veréis y eso los que teníamos, ‘todos estas cosas’, otros muchos, ni eso...

imagen: bocadillo de actualidad, lo menos parecido a los descritos. Jajaja
20/08/2005 11:53 Enlace permanente. Diario personal No hay comentarios. Comentar.

Mi bitácora. La nave en el mar de mi vida (XLIII)

aparato radio.jpg...Tras ese aseo hecho a regañadientes, no conocíamos otra comodidad, pero resultaba un deficiente sistema, llegaba el momento de los deberes del colegio, hasta la hora de la cena. En casa, mi madre muy ordenada, aunque no controlaba bien el sistema de cuentas, con su paupérrima pensión y el modesto salario de mi hermana, distribuía, como si de una contable se tratara y hacía varios apartados del dinero para los pagos regulares mensuales, alquiler de piso, luego fueron los gastos de comunidad, electricidad, gastos en comestibles, productos de limpieza para el hogar, carbón o petróleo, dependiendo del momento, para la cocina y hornillo, pues, esas cuentas le salían a la perfección. Si había para algún filetillo de vaca, en casa, se comía tanto a primero de mes, como al final, se llegaba con lo justo, pero con ese orden y compaginando con otros alimentos mas económicos, se cumplían objetivos que no ocurría igual en todos los hogares, estaba muy arraigado el hecho de comprar al fiado. En tiendas de ultramarinos, llamadas con posterioridad mantequerías, donde se adquirían legumbres al peso, harinas, patatas, conservas, etc, era muy frecuente que, el llamado tendero (despachador de la tienda), llevara una libreta, donde anotaba, lo dejado a deber, por buena parte de la clientela. En muchos casos, se cobraba por semanas y entonces se liquidaban esas deudas y vuelta a empezar. Estas tiendas llamadas de ultramarinos, su nombre provenía de cuando España había tenido colonias en América, y claro se vendían productos traídos de ultramar. Ya en este momento, se vendían solo productos nacionales.
Durante la cena oíamos programas de radio, bien noticias, los llamados ‘partes’, por extensión de la cercana pasada guerra civil, donde se decían los ‘partes de guerra’, luego, popularmente, se quedó con ese nombre para cualquier noticia de diverso índole. Continuando con programas a la orden del día, por las mañanas había, en Radio Madrid, hoy en día la cadena del Gobierno socialista, la SER, concursos de cante, principalmente, copla de tonadilleras, personas aficionadas emulaban a las folklóricas. Abanderado de estos programas fue ‘Conozca a sus vecinos’, patrocinado por la marca comercial Cola Cao. Un presentador hacía la interviú personal de la participante, normalmente, eran mujeres, preguntando edad, aficiones y demás cosas, luego cantaba la canción escogida por ella y, generalmente, había una expresión que nunca fallaba “”¿la puedo dedicar?””, el locutor asentía y la persona se la brindaba a marido, novio, hijos, amistades con la coletilla “”se la dedico a... que me estará escuchando””. Acabado este programa que era matinal y duraba alrededor de media hora. Por los patios de vecindad, las mujeres emulaban a las que había actuado y se organizaba un guirigay de cánticos, era como si unas aves canoras contestaran unas a otra con sus trinos mas o menos desafinados. En la tarde, las reinas de la programación, eran las novelas. Un autor conocido de esos dramones fue Guillermo Sautier Casaseca. Locutores de voz adecuada a los papeles, leían sus papeles, llevando adelante la trama de la novela. Muy famosos fueron Pedro Pablo Ayuso, Matilde Conesa, Matilde Vilariño, Juana Ginzo, Yelena Samarina, Fernando Forner en Radio Intercontinental, otra radio era Radio España y como oficial Radio Nacional de España, Otros muchos locutores que ahora siento no poder recordar. Eran desconocidos para el público, solo sus voces hacían idealizar a cada cual, como pudiera ser su aspecto o presencia. Con el tiempo cuando fueron saliendo sus rostros en alguna revista, hubo muchas desencantos, porque aquellas timbradas voces provenían de personas de aspecto corriente sin más pretensiones. La TV luego exigió voz y presencia, pero la radio era oculta en cuanto a los físicos.
Entre novelas que arrasaron podemos citar a ‘Ama Rosa’, ‘Lo que nunca muere’. En temas de género policíaco, ‘Taxi Key’, en Radio Barcelona, ‘El criminal nunca gana’, en Radio Madrid. El western, representado por ‘El Coyote’ y ‘Dos hombres buenos’, en excepcionales guiones del español José Mallorquí.
Hubo para chavales, después de la salida de los colegios una serie llamada ‘Diego Valor’ que arrasó. Se hicieron tebeos con historietas de un hipotético viaje de un equipo de la Tierra a Venus. Diego Valor, capitán de la expedición, Alberto Portolés, una mujer, Beatriz Fontana, llegan a Venus para combatir al tirano Mekong, maléfico dominador de una raza de color verde, grandes orejas y sin cabello, por el contrario están los pacíficos Artiles, casi parecidos a los terrícolas que pretenden no ser dominados por ese temible y opresivo personaje. Hasta se creo, ex profeso, un himno compuesto por el músico Rafael Trabuchelli y músicas de fondo del ruso Prokopiev, (afamado autor de ‘El amor de las tres naranjas’).
Diego Valor fue interpretado primero, por Eduardo Lacueva, siendo sustituido pronto por Joaquín Peláez. El papel de su amada Beatriz Fontana corrió a cargo de Juanita Ginzo, en un principio, seguida por Alicia Altabella y María Romero. Los restantes personajes fueron interpretados por Javier Dastis, Fernando y Daniel Dicenta, Encarnita Plana, María Jesús Cuadra, Rafael Fúster, Julio Montijano y Mario Moreno, entre otros actores del elenco de Radio Madrid.
Rematando comentario sobre esta serie de ficción, atípica en esos 50, estaba Kira, la guapa princesa hija de Ur-Toel, jefe de los pacíficos ‘artiles’ y que se enamora del segundo de la expedición Alberto Portolés.
Fue todo un éxito, tanto el relato radiofónico, como los tebeos.
Continuaré, ya metido en ello con programas de radio...

imagen: aparato radio antiguo
21/08/2005 16:58 Enlace permanente. Diario personal No hay comentarios. Comentar.

Mi bitácora. La nave en el mar de mi vida (XLIII- I)

matilde_perico.jpg(He debido hacer este I del XLIII, porque sobre la marcha me he desviado a los programas de radio de la época y así no varío toda la numeración de lo que ya tengo escrito)
... Pues continuando con programaciones de la época de renombre, Había una pareja humorística que tenían unos diálogos graciosos, sacando punta a las situaciones cotidianas y eludiendo la política ya que la censura del régimen político no lo hubiera consentido. Eran Tip (Luis Sánchez Polakc, fallecido hace pocos años) y Top, luego Top, desapareció del dúo y Tip formó pareja con Coll (José Luis Coll).
Un sketch, espacio seriado sobre una pareja y un niño ‘Matilde, Perico y Periquín’, matrimonio con travieso niño, donde se contaban las historias y aventuras de ellos y las travesuras del niño. Ponían voz, en orden, Matilde Conesa, Pedro Pablo Ayuso (falleció en 1971) y el niño lo ‘bordaba’, Matilde Vilariño. En los crepúsculos de las décadas de los 50 y 60, las familias eran todo oídos en torno a la radio.
De máxima audiencia entre la población femenina, aunque algún varón que luego lo negaba también se apuntaba era ‘El consultorio de Elena Francis’. Iniciada etapa en la década de los 40, la radio experimenta grandes cambios, hasta entonces, era básicamente musical, por eso la variedad se impuso con estos seriales, consultorios, concursos, etc.
Dirigido principalmente a la audiencia femenina, el programa atendía a las consultas de las oyentes, ya fueran de belleza, cocina, salud, jardinería... Pero sin duda fue evolucionando con el tiempo hasta convertirse básicamente en consultorio sentimental. Fue un gran éxito desde sus inicios consiguiendo un gran número de seguidores. Pronto se convierte en uno de los programas más populares, llegando a mantenerse en antena durante 37 años.
Uno de los misterios que rodeaba al consultorio, era la identidad de la Señora Elena Francis, que llega a convertirse en uno de los personajes radiofónicos más queridos, siendo en realidad un ser ficticio.
Los fines de semana un celebérrimo locutor chileno, Bobby Deglané, hizo un programa que se llamó ‘Fin de semana’, pero se consumó en el mas famoso ‘Cabalgata fin de semana’, de carácter festivo y contenido variado, artistas invitados, atracciones, variedades, radiofónicas. Su voz era peculiar y característica. Siempre que iba a interviuvar a una mujer, le consultaba ‘¿señora o señorita?''’, si contestaba ‘señorita’ él respondía ‘porque Vd lo quiere’. Hubo una anécdota que se le achacó que le hizo esta pregunta a una concursante embarazada y fue muy criticado por ello, porque en aquellos tiempos, estando embarazada se debía de estar casada sino no se tocaba este tema, nadie pretendía comprender a una madre soltera, la iglesia hubiera puesto el grito en el cielo.
Este afamado locutor, era el llamado ‘spiker’ (presentado en acontecimientos deportivos) de los combates de lucha libre americana que se celebraban en el Circo Price. En la plaza del Rey de Madrid, cerca de Cibeles. Circo fijo, a modo de teatro, luego desapareció.
Y fue también el fundador el año 1954 de un programa dominical llamado Carrusel Deportivo, todavía existe en la SER bajo ese nombre, donde se daban comentarios y retransmisiones de partidos de las ligas de fútbol de España.
Deberé extender mas este tema de radio al encontrar filón en ello...

imagen: sobre una serie comentada
21/08/2005 17:33 Enlace permanente. Diario personal No hay comentarios. Comentar.

Mi bitácora. La nave en el mar de mi vida (XLIII- II)

netol.jpg(Dado el desvío que he hecho con el tema de la radio hago un nuevo apartado para completar)
... Raúl Matas, otro chileno, especialista en temas musicales, creo ‘Discomanía’ que se emitió en Radio España y Radio Madrid, éste locutor, fallecido reciente a los 83 años. Hizo un programa estrella, donde con voz aterciopelada y misteriosa narraba facetas de la historia. El slogan publicitario enunciado por él con maestría era como sigue: “”Una copita de Veterano (brandy), al calor de la mano y el tiempo sigue su marcha’. Maestro de locutores fue Joaquín Soler Serrano, redactor jefe de EAJ15 Radio España de Barcelona y luego en Radio Madrid, Cadena Ser. Con programas como ‘Avecrem llama a su puerta’. Luego ya pasó a la televisión. Antolín García, Ángel Álvarez, el fundador de uno de los mejores programas musicales que ha habido en la radio ‘Vuelo 605’.
En onda corta, se podían oír, muy a duras penas, radios pirata, totalmente prohibidas por el régimen, Radio Pirenaica que por lo visto emitía desde Andorra y Radio Moscú con programación en español, ambas de cariz comunista y exhortando al ‘personal’ a ejercer la máxima resistencia y oposición a la España de Franco.
Maestro de locutores fue Matías Prats, padre, nacido en Córdoba, pero con una dicción del castellano rayando en la perfección. Fue todo un símbolo en retransmisiones deportivas y taurinos, documentando cada uno de sus comentarios e instruyendo al público con sus observaciones. Pero tocara el género que tocara seguía siendo un maestro.
Curiosa era la publicidad de la época, o bien tenían músicas pegadizas, como el Cola Cao y la famosa letra de “Yo soy aquel negrito del África Tropical...”, diálogos graciosos de Tip y Top, para publicitar varios artículos, rimas y pareados. Gallina Blanca, productos de limpieza, el Netol, abrillantador de metales, que es lo mas parecido a la sonrisa insustancial de nuestro presidente, productos de alimentación, Flan Potax, Flan Chino el Mandarín, Galletas Cuétara, Caldos Maggi, Gabardinas Butragueño, etc.
Bueno pues esta buena compañera fue la radiodifusión, agradecidos a ella.
imagen: anuncio de Netol, limpiador de metales varios del hogar.
21/08/2005 18:01 Enlace permanente. Diario personal No hay comentarios. Comentar.

Mi bitácora. La nave en el mar de mi vida (XLIV)

chapas.jpg22/06/05*** - blogia 22/08/05
... Una vez cumplido con ese desvío sobre temas radiofónicos, continuaré con descripción en torno a juegos de la época. En época más invernal o húmeda, cuando la tierra estaba blanda por esa humedad, entonces llovía mas que ahora, se jugaba al pico o clavo. Artilugio para ello era un lingote de hierro de entre 25 a 30 cms y un diámetro de 1,5 a 2,5 cms y claro terminado en punta. En diseños improvisados de dos líneas paralelas con sinuosidades, se hacía un punto de salida y una meta, se iba avanzando a base de ir clavando el pico, lo mas lejano posible, sin salirse de los límites establecidos, cuando por mala ejecución el pico no quedaba clavado o te habías salido de las rayas, te quedabas en el último punto desde donde habías tirado. Ganaba, lógicamente, el que primero conseguía llegar a la meta. Una variante, eran las ‘islas’, se hacían diversos redondeles a diferentes niveles de distancia y siguiendo un orden había que ir clavando el pico en cada uno de los islotes además, el tirador, debía saltar a ese islote sin pisar límites, si no se consideraba nulo.
Otra modalidad de emulación de carreras, también con circuitos establecidos entre líneas paralelas trazadas con sinuosidades, a veces, estrechamientos, en otras algún montículo, se trataba de hacer etapas ciclista, pero las bicicletas eran chapas de refrescos a los que se les ponía la foto de algún ciclista famoso, sacada de cromos, un cristal tallado en redondel con una piedra y para asegurar el soporte, un pegamento de masilla, material que se utilizaba para la juntura de cristales a las ventanas. Con esta chapa ya montada, se utilizaban dos dedos el pulgar como soporte y el índice o corazón para soltar el golpe sobre la chapa después de hacer esa presión en el pulgar. Esto coincidía con las carreras clásicas, Tour de Francia, Giro de Italia o Vuelta Ciclista a España. Ganaba, lógicamente, el primero en llegar a la meta, cumpliendo los requisitos formalizados e incluso se llevaban estadísticas de diversas etapas para comparar con las carreras auténticas quien había sido el vencedor de la carrera al final de esas diversas etapas. El premio era el honor de haber sido el ganador. No apostábamos otra cosa que eso, la ilusión de haber sido el ‘laureado’.
Otra variante con las chapas eran los partidos de fútbol, se diseñaba un campo con sus dibujos imitados de los reales y las chapas en esta ocasión eran adornadas con las imágenes de los rostros de tu equipo preferido, una piedrecilla diminuta, lo mas redonda pero plana, para que no se saliera demasiado, y los dedos como ballesta impulsora de las chapas servían para jugar todo un encuentro de fútbol. También se organizaban con ello campeonatos que alguien se encargaba de mantener en anotaciones...

imagen: niños jugando con chapas
22/08/2005 11:03 Enlace permanente. Diario personal No hay comentarios. Comentar.

Mi bitácora. La nave en el mar de mi vida (XLV)

canicas.jpg...En esta descripción de los diversos juegos ‘interactivos’, nunca mejor dicho, puesto que participábamos en cuerpo, artesanía primero, participación después, y alma, porque estaba nuestro orgullo en juego de ser los ‘vencedores’ y casi como digo, artesanos, porque con cualquier modesto objeto le conseguíamos sacar partido y aplicación. Ahora le toca el turno a las ‘bolas’, más especialmente, llamadas ‘canicas’. Hasta aquí, había que diferenciar la categoría. Voy a mencionar las cuatro clases al uso y en orden de importancia. El diámetro medio de estas esferitas debía estar en torno a 1 cm. Estaban las de acero, las de cristal irisado, las llamadas de china, de tipo marmóreo y las de barro cocido. Normalmente se adquirían en los puestos callejeros, casetas de madera, desvencijados, regentados, normalmente, por señoras muy mayores, para nosotros abuelitas, que vendían éstas y otras muchas cosas. Los juegos principales que practicábamos con estas esferitas, eran el ‘guá’. Se practicaba un agujero en la tierra de unos 5 o 7 centímetros y una profundidad de otros 5 o 6 cms. El número de participantes era un mínimo de 2 y sin límite de actuantes. Cada cual tenía su bola, normalmente, se jugaba con la marmórea. Se establecía un orden de salida, tratando, desde una distancia convenida, de introducir la bola en el ‘guá’, el saliente lanzaba su bola a una distancia apetecida, no demasiado lejos. El siguiente, con una posición de puño cerrado cara arriba, situaba la bola en la base del dedo índice y con el pulgar haciendo presión sobre el dedo corazón, se impulsaba la bola que trataría de ir a dar en la del contrario, así, sucesivamente, cada jugador. Cuando un participante impactaba en la bola de un contrario, este tenía, con esa misma posición de puño, conseguir llegar al ‘guá’ antes que el cazado, si lo conseguía el cazado quedaba eliminado, sino éste quedaba liberado y seguía participando en su turno. Unas veces se jugaba de puntos y otras apostando cromos o las propias bolas...
(próximo, otro juego de canicas)
23/08/2005 12:05 Enlace permanente. Diario personal No hay comentarios. Comentar.

Mi bitácora. La nave en el mar de mi vida (XLVI)

canicas2.jpg... Las apuestas en los juegos de competición, la mayoría de las veces se limitaba a la ‘honrilla’ o galardón inmaterial de haber ganado, en ocasiones, las menos, mediaban unas perras chicas, monedas alumínicas de 5 céntimos, esto poco, porque no solíamos disponer de ellas, estábamos a ‘dos velas’, en ocasiones ganabas la bola del ‘cazado’ si se había pactado así, también de cromos, donde si establecía si éstos debían ser nuevos o algo ajados por manipulación, en fin, según las condiciones impuestas previamente.
Con las canicas se practicaba un segundo juego, ‘el triángulo’; se procuraba limpiar y alisar la tierra en una determinada zona, no necesariamente muy amplia. Se trazaba un triángulo equilátero en esa tierra de unos 30 cms de lado. Dentro del triángulo, en su parte central, cada jugador colocaba una bola, generalmente, de las de barro que eran bastante mas baratas. Se establecía el orden de salida y desde un punto preestablecido, cada jugador, normalmente, con bola de acero, haciendo presión con el dedo índice o corazón sobre el pulgar, hacía de percutor que impulsaba la bola y se dirigía hacia las que estaban contenidas en el triángulo para tratar de sacarlas si lo lograbas, ese era el premio, pero si la bola de acero no rebasaba los límites de esa figura y se quedaba contenida en ella, este jugador quedaba eliminado y sin el premio obtenido y no participaba hasta la siguiente ronda...
(continuarán juegos)
24/08/2005 12:24 Enlace permanente. Diario personal No hay comentarios. Comentar.

Mi bitácora. La nave en el mar de mi vida (XLVII)

juegos calle.jpg26/06/05***
... Con al especie de agujerito que denominamos ‘guá’ para el juego de canicas, se jugaba a otra cosa. Esta ya era más practicada por los más mayores dado que su objetivo era más económico. Se conocía como el ‘hoyillo’ (como diminutivo de hoyo pequeño). Cada jugador aportaba la moneda convenida. Como siempre se establecía un orden y, a partir de ahí, el participante cogía las monedas de todos y, también a la distancia convenida, se tiraban todas las monedas a la vez para tratar de introducirlas en el hueco, las que entraban eran para el tirador, las restantes si las había o cualquiera que quedara, las tiraba los jugadores por turno, así hasta concluir y vuelta a empezar, con nuevos aportes. Por ello como digo, aquí, principalmente, jugaban los mas mayores, los que ya ganaban algún dinero en sus trabajos y podían dedicar algo a ciertos gastos. Nosotros si jugábamos, era de nuevo apostando ‘honrilla’ de triunfo o cromos, etc.
Con monedas también se practicaba otro juego. Un cuadrado de unos 40 cms de lado, subdividido a su vez en cuatro cuadrados iguales, mediante dos rayas perpendiculares, en cada una de esas casillas se situaban números romanos del I al IV, y una pequeña casilla, de unos 4cms de lado coronaba en el medio este dibujo. El objeto consistía que mediante el lanzamiento de 3 o más monedas, ello establecido, una a una, tratar de hacer 7 y ½. Cada moneda caída en un número obtenía su puntuación, las que tocaban alguna raya valían por medio punto y si alguna entraba limpiamente en el receptáculo pequeño superior, hacia ese pleno buscado de las 7 y ½. Las apuestas, volvemos a las mismas, las convenidas.
Otro juego con material rudimentario era el ‘tacón’. Explicaré. De tacones de zapatos viejos, arrancados, zapatos de hombre, por tener, normalmente, forma plana, de material de goma, cada jugador con el suyo y previo turno, se impulsaba un lanzamiento con la mano, el objetivo era que los contrincantes, todos entre sí, tenían que tratar de dar o montarse sobre el tacón de los demás, el cazado quedaba eliminado y pagaba prenda, la, una vez, estipulada.
Otro juego de lanzamientos de objetos, pero de mayor habilidad a demostrar era el del peón o peonza. Una pieza de madera, en forma de cono invertido y con un clavo acerado romo en su punta ...
(seguiré con su desarrollo)
25/08/2005 18:11 Enlace permanente. Diario personal No hay comentarios. Comentar.

Buscar ‘ambientes’

festejos.jpgA colación de algo que hoy he oído comentar, personas ajenas a mí, se referían, como tantas, a acudir a ver el ‘ambiente’ que se propiciaba en una localidad, con motivo de celebrar una semana o unos días de festejos. En origen, las fiestas locales veraniegas se producían por efectos relacionados con la finalización de las labores agrícolas. Por extensión, podían ser patronales y, curiosamente, los agnósticos, participaban como el que mas en esas fiestas religiosas. Acataban por momentos la celebración de santorales. El caso era festejar. Tengo humor, pero no soy ni he sido festero. Mis fiestas me las he montado yo, a mi libre albedrío, sin necesitar de unirme al jolgorio popular, éste siempre lo rechacé. Las mas de las veces degeneran en patoserías de los mas ‘graciosos’. Nunca necesité de introducirme en actos multitudinarios para divertirme. Éstos siempre me agobiaron. Todavía, comparto, menos cuando el ‘ambiente’ se refiere a tratar de ver esos personajes amarillentos o rosáceos, viscerales, elevados a la ‘fama’, por admiradores que, posiblemente, envidien o añoren el poder emular en estar ‘ahí’. ¿Acudimos a ver con esa pasión a un intelectual, a un genio, literario, científico, para que nos contagie algo de su sabiduría? No, como norma, nos deslumbran mas las tetas y morros ‘inflados’, ‘gelatinizados’ o a los que presumen de ‘paquete’ o longitud y tamaño de atributos sin saber si unas y otros cumplirían el mínimo requisito de unas relaciones reales, auténticas. Desdeñarían todo lo que no se tradujera en euros ingresados por fotos o entrevistas programadas. Pero claro, mientras sigan siendo ídolos de tanto incauto, se aprovecharán de ello. La caja tonta nos absorbe el seso y el sexo virtual claro, pero daríamos algo por acostarnos con ese o con aquella, ¡sería maravilloso!, ¡qué hazaña!. Seríamos capaces de contarlo que es donde sacaríamos mas satisfacción, porque si nadie se entera ¿de qué serviría?. Somos los incautos soportes de esas necedades.
Finalizando, si algo se ‘pierde’ en esas manifestaciones populares, lo mismo nos encontramos con lo que no queremos. Donde nada se gana, algo se puede perder. Pero, claro, si es con nuestra aquiescencia, ¿de qué nos vamos a quejar?. Lo incluiremos en nuestro anecdotario.
¡QUÉ RARO SOY!. Discrepar de una mayoría tan impuesta en divertimentos compartidos.
25/08/2005 18:38 Enlace permanente. Vida cotidiana No hay comentarios. Comentar.

Mi bitácora. La nave en el mar de mi vida (XLVIII)

peonza.jpg... Continuando con el peón, a esta pieza cónica inversa se le enrollaba desde la punta un cordel hasta llegar próximo a la base ancha. El final del cordel solía tener un tope a modo de chapa que servía para sujetar entre los dedos índice y corazón, para mantener la cuerda una vez que con fuerza se lanzaba contra el suelo el peón, al irse desenrollando tomaba una energía que le servía para ‘bailar’, girar sobre su punta con rapidez, en base del impulso dado. Un torneo podía ser que lanzando varios jugadores a la vez, cual de ellos aguantaba más bailando. Otra modalidad, era trazar un círculo como de 2 o 3 metros de diámetro. Se lanzaba el peón y no debía de rebasar la línea que delimitaba el círculo, además se incluían, monedas, chapas, etc. Y se trataba de sacarlas del círculo, bien con el roce del peón o también se podía hacerlo subir en su baile a la palma de la mano e ir impulsando, los objetos que se pretendían sacar. La subida del ‘trompo’, nombre que también se le aplicaba, a la palma de la mano se hacía con ésta mirando hacia el cielo y con movimiento rápido en el intersticio entre dos dedos se le hacía proyectar a la superficie de la palma. Un jugador contrario también podía tirar contra otros peones que estuvieran bailando para tratar de echarlos del recinto. Lo peor de esto es que si había la mala fortuna de que con la punta impactara directo en otro peón, éste se podía partir y claro era una fatalidad, porque en esas economías precarias cualquier pérdida de objetos suponía un problema de reposición.
A veces, la base de los peones, se decoraba, con redondeles concéntricos, de diversos colores y al bailar, producían un efecto cromático. También este juego tenía su estación, pues era necesario para una mejor ejecución que la tierra estuviera seca...
imagen: peón, peonza o trompo
26/08/2005 09:43 Enlace permanente. Diario personal No hay comentarios. Comentar.

Reencuentros

Siempre que hay turbulencias anímicas, si éstas son reparables. Se producen reencuentros animosos, gratificantes.
En amistades, en parejas, en relaciones, los enfados, las acritudes, provienen un tanto por fallos de ambas partes, puntuales, por circunstancias adversas. Es muy sencillo hablar de tolerancia, de comprensión. Pero en cada parte, el punto de mira, nunca suele concordar, no está equilibrado. Cada uno apunta donde cree que está ‘su diana’. Y, claro, la coincidencia es problemática, de difícil acomodo. El mas paciente, el mas razonable, el mas comprensivo, el menos histérico, el mas sosegado, debe de neutralizar la tirantez provocada. Tarea harto difícil, porque esas cualidades aportadas, no significan que tenga razón, solo trata de suavizar las tensiones. El que se siente ofendido, no entenderá determinadas argumentaciones que el moderador expone, en muchos casos, porque no son justificados, son, simplemente excusas para salir del conflicto, pero poco convincentes.
Pero poco a poco y dejando reposar los posos de la turbulencia, la habilidad del mas espabilado o cauto, conseguirá sus objetivos. Saldrá vencedor. Si hay entendimiento y buena voluntad., el ‘reencuentro’ será fructuoso, subliminal, gratificante. Hasta desbordante se podría decir.
26/08/2005 23:10 Enlace permanente. Vida cotidiana No hay comentarios. Comentar.

Mis soledades

lobo2.jpgLuis de Góngora, escritor de la escuela culterana, su obra a caballo entre los siglos XVI y XVII, coetáneo de Francisco de Quevedo, y entrambos rencillas, uno y otro puntillosos, buscándose las cosquillas con la habilidad de sus mentes preclaras y preparadas para esa ‘lucha’. Quevedo pertenecía a la escuela conceptista.
Pues D. Luis, para unos de Argote y Góngora, para otros de Góngora y Argote, el caso es que el nombre literario común es Luis de Góngora, Francisco de Quevedo, Félix López de Vega, llamado ‘el Fénix de los ingenios’, algo anterior a los otros dos, todos ellos escribieron “Soledades”, tantas y tantas que difícil es escoger, yo he elegido esta de D. Félix, me identifico con ella:

“” A mis soledades voy
“” de mis soledades vengo
“” porque para andar conmigo
“” me bastan mis pensamientos.
. . . .
“”Con esta envidia que digo
“”lo que paso en silencio,
””mis soledades voy,
”” mis soledades vengo.

Los cuatro primeros versos son el inicio de la copla, los cuatro últimos, finalizan la obra.
Me he convertido en Lobo Estepario, tan bien descrito por el alemán Herman Hesse, lobo solitario diría yo. No siento deseos de compañías que no me encajen. El caso es que doy una imagen diferente. En bares o locales donde acudo, soy comunicativo, eso sí, viendo si me interesa el trato, del que pueda sacar alguno conclusión positiva. Si observo necedad, algo muy común, doy un ‘respingo’ y eludo la ‘confrontación’
Por eso, estos modesto artículos los incluyo en un modesto apartado de mi Words, llamado ‘Rincones’, mi lugar favorito de escritura. En ocasiones el bar está en algarabía sonada y yo, absorto en mi rincón, me concentro en mis divagaciones. Me aíslo. Solo de vez en cuando levanto la cabeza para observar los comportamientos inmoderados que se producen en los debates sin ton ni son y porque no decirlo, para si hay alguna dama alrededor que merezca la pena observar, pero con disimulo, nunca pretendo descaro, no quiero ofender ni con la vista, tanto si va sola, como si está acompañada.
No me considero un intelectual a ultranza, pero tengo mis opiniones muy particulares que no siempre serán acertadas, pero es mi cristal de visión de las cosas, opiniones que son independientes y poco o nada influidas o presionadas. Claro tengo tendencias sociales y políticas, pero desde la observancia de evitar al máximo las hipocresías al uso. Además no me gusta debatir, saqué en conclusión hace tiempo que por mas rodeos que demos, si somos de polo opuesto, no veo que se cumpla la ley del atraimiento, se provoca enfrentamiento. Los españoles, en general, somos radicales, nada eclécticos, de sangre caliente y eso nos pierde. Aún así algunos pretenden que entres a su trapo, si me irritan demasiado los desplanto.
Me encanta la relación con la gente que entiendo es normalita, pero en dosis adecuadas, para no erosionar demasiado la relación por exceso de uso.

imagen : Lobo estepario
27/08/2005 11:09 Enlace permanente. Vida cotidiana No hay comentarios. Comentar.

Fútbol

futbol.jpgComercio, mercantilismo total, se acabó el deporte, hace tiempo, pero cada vez mas descarado. Los grandes clubes mas, pero los pequeños, los modestos no desdeñan, recoger migajas, hacerse notar.
Ahora empieza una nueva temporada, los favoritos han programado su ‘armada invencible’. ¡Va, todo negocio! La prensa, encima, colabora a sublimar las transacciones, los fichajes espectaculares (aunque claro, crean muchos ídolos de barro, ésos luego tienen que demostrarlo), pero de momento las comisiones por los traspasos ya se las han embolsado los ‘desinteresados magnates’. De buenas a primeras cada año, sale un modesto ‘irrespetuoso’, como este año pasado el Villarreal (con una población de unos 50.000 habitantes), con presupuesto incomparable al de los poderosos y vapulea a esos galácticos de discoteca y prensa rosa, los que celebran bodas sin casarse nadie, los maridos de mujeres famosas que no han visto un libro ni en los escaparates porque dicen no tener tiempo. Serán las tareas del hogar, las que les impide iniciarse en el mundo de la cultura. Pero, eso sí, todas las cadenas de TV y radio, incluidas las nacionales dan cancha a diario, en hora punta, de 5 a 8 minutos, de publicidad gratis al Real Madrid, A los de Cádiz que les den por el culo. Si quieren saber de su equipo que compren el diario local. Y encima hay mucho gaditano que es del Madrid, no lo entiendo. Que conste que he dicho Cádiz, como podría haber dicho Albacete o Cuenca.
Una año mas volveremos a ver unos árbitros teledirigidos, como por mando a distancia, manipulados, posiblemente, primados para que cumplan ‘bien con su labor’. Mientras los egoístas y mezquinos presidentes de los clubes a fichar, año tras año. Su equipo hizo buena campaña, pero hay que renovar, dar espectáculo, buscar exotismos, Si hubiera jugadores bicéfalos serían una perla, exhibirlos en sus circos, los porteros podrían ser como esas deidades hindúes de 6 brazos para hacer complicado el acceso de la bolita en la portería. Como la pretensión de un coito entre un elefante y una hormiga. Pero claro el populismo, los fanáticos invierten buenas sumas en camisetas variadas de las diversas equipaciones que cada año inventan para sacar pasta y claro de marcas reconocidas para elevar los precios. Así se demostrará el poder adquisitivo, pero habrá quejas de decir que los libros son muy caros, que están inaccesibles.
Yo soy madrileño del Barça, rara combinación, propondría al Sr. Laporta, con comisión incluida claro que sacara un uniforme del Barça de color blanco, para el día que jugaran en el Nou Camp. ¡Que gozada sería ver ganar al Barça vestido de blanco, con solo unos matices blaugranas en los cuellos o bordes de los pantalones. Joder sería la leche (por cierto también blanca). Ya que se ha perdido la dignidad, el orgullo, hagamos extravagancias para crear atractivos. Las masas somos fáciles, campos de cultivo, hacemos lo que ellos quieren.
28/08/2005 11:00 Enlace permanente. Vida cotidiana No hay comentarios. Comentar.

INTERNET, ventajas e inconvenientes

internet2.jpgToda profusión en la comunicación implica y ha implicado pro y contras. Bueno esto suele ocurrir con cualquier circunstancia de la vida.
Cada invento, llevado a cabo con fines beneficiosos, le sale réplica maligna que no era objetivo del descubridor. Alfred Nobel, el sueco inventor de la dinamita, trató con su descubrimiento facilitar labores arduas en trabajos, como acopia de rocas para construcciones y demás facilidades relacionadas con un mundo que iba en progreso, pero enseguida hubo quien encontró la antítesis del objetivo y la utilizaron como arma destructiva.
Otro ejemplo, el uranio enriquecido que servía para proporcionar una energía avanzada, también necesaria para la progresión de los tiempos, pero nuevamente, se le encontraron ‘actividades inmoladoras de gran relieve’. No sigo poniendo ejemplos, sería inacabable, pero se contiene en esa sentencia e que ‘quien inventa la ley inventa la trampa’.
INTERNET (entre redes) nació como una vía de comunicación con fines militares, en Estados Unidos, pero con el tiempo, en este mundo de la comunicación como se iba a desaprovechar esa red de autopistas, casi infinitas, de información. Así que el mundo mediático y publicitario, “invadió”, esas vías.
Como en todo, sale expertos, ágiles participantes y ‘Google’ aglutinó la búsqueda de datos, hoy en día abrumadores. Claro ahora ya hay múltiples ‘buscadores’, todos se basan en lo mismo., pero quien da primero da dos veces. Pues bien el objeto de mi comentario, estriba, versa sobre el ‘jugo’ que se le puede sacar a esta fuente inagotable de conocimientos vertidos ahí. Pero hay varios capítulos delicados, ya estamos en los ‘contras’, los piratas informáticos difunden virus, captan contraseñas de todo tipo, etc.
Las leyes no están muy reguladas. Se copia de todo, se amenaza y se arremete la propiedad intelectual. Pero quería ir, especialmente, a para a la parte relacional. Ésta sino es bien entendida, complica la vida hogareña. Es curioso, ejemplo personal, si yo hablara con una mujer en un bar, en el hotel playero donde suelo ir, mi mujer no le daría excesiva importancia. Si me pilla, como me pilló en un chat, ella no es aficionada ni conoce esto, pero me pilló, no es aficionada al ordenador, quizá ahí este el problema, entonces se mosquea, duda, por una simple expresión en la que a alguien le digas, coloquialmente, cariño o un beso, eso ya es infidelidad virtual. Bien es verdad que como cada vez se habla mas de esto en todos los ambientes y, en verdad, hay tantos casos reales, da lugar a abundamiento de desconfianzas. En el hotel, como digo, donde voy hace años, le plantas un beso a la guiri que conoces de otros años y le dices lo guapa que está y, curiosamente, ahí no sé molesta. Yo he sido un tanto incauto, dejé ciertas huellas de una relación, sería largo de explicar todo el proceso y además no pretendo hacerlo. Es algo muy personal. Pero ya mi frágil relación personal hogareña, desde hace años, estaba menoscaba en el terreno amoroso, pues por estas huellas se ha visto mas perjudicada si cabe. Si ella conociera mas este mundillo, posiblemente,, le diera menos importancia, porque en muchos matrimonios cada uno tiene su correo, sus amistades, sus comunicaciones y se dan cierta libertad, otros lo menos adictos a esto no lo toleran. Todo se debería poder aclarar.
De ahí mi colofón a las ventajas e inconvenientes.
29/08/2005 11:20 Enlace permanente. Vida cotidiana No hay comentarios. Comentar.

Mi bitácora. La nave en el mar de mi vida (XLIX)

astragalo.jpg... Nuevo juego, ahora hablaré de la taba. La taba es un juego de origen griego. La taba es un hueso de la pata de los animales, con un lado cóncavo y el otro plano. El llamado más técnicamente astrágalo. Lo solíamos obtener de la pata del cordero o carnero, cuando en casa, en raras ocasiones entraba alguna de esas carnes, pero bueno sino a través de los carniceros, cuando las madres iban al mercado, le solicitaban, este huesecillo. De unas medidas de unos 2,5 cms de largo por 1,5 de alto, tenía . la cara cóncava, llamada tripa, la cara convexa que creo era ‘carnes’ y luego claro las dos laterales.. Nos sentábamos en corrillo en el suelto y se lanzaba el huesecillo a una altura prudencial, en la caída quedaba en una de las cuatro posiciones posibles. Dependiendo de las posiciones se metían o sacaban cromos de los puestos por cada jugador, objeto de la apuesta. También en posición de sentados en corrillo, se jugaban con 5 piedrecillas, normalmente, marmóreas, pequeñas de unos 2 o 3 cms de diámetro aunque irregulares, se lanzaban empezando por 1 hacia arriba, había que dar una palmada en el suelo y cogerla con la misma mano con la que se había lanzado, luego se lanzaban la de la mano y otra de las posicionadas en el suelo, y se recogían, así sucesivamente, hasta llegar a recoger las 5, claro cada vez esto exigía mayor rapidez. Otro juego de corrillo era con una baraja española jugar a las 31, se repartían 3 cartas a cada jugador, y habían una serie de reglas, por las que se iban consiguiendo puntos o cromos apostados. Esto a través de 4 fases del juego, aunque ahora ya no recuerdo muy bien. Con esto se puede decir que he concluido con los juegos, llamados tranquilos, de poca actividad física...
29/08/2005 17:15 Enlace permanente. Diario personal No hay comentarios. Comentar.

Detalles puntuales

Yo, siempre observador de actitudes, estando, en breve días, en mi ‘rincón’, concentrado en mis lecturas y escritos, oí decir, (mi oído no es muy fino pero los comunicantes estaban próximos) a una mujer de mediana edad, que le decía a un hombre algo mayor que ella “”el regalo que te he hecho no ha sido para tanto, pero me encanta que te haya impactado y gustado, haber dado en el clavo, vamos””. El hombre, reposadamente, respondió “”solo la buena intención que te ha guiado, hubiera sido suficiente pero, además, ha sido en un momento oportuno, tenía yo algún resentimiento por ciertos comportamientos y muy inteligente, has encontrado el momento ideal, la situación oportuna, para demostrar tu buena predisposición.””.
Todo ello en tono sosegado, ese que yo quisiera tener y demostrar en muchas ocasiones, ese tono distinto del que me tengo que arrepentir, por no saber controlar un nivel, por razón que pueda tener que, a veces, la tengo y sobrada.
Solo me quedó la tremenda curiosidad de que le regalaría esa mujer para hacerle tan feliz.
Me quedé con las ganas de preguntarles.
30/08/2005 00:05 Enlace permanente. Vida cotidiana No hay comentarios. Comentar.

Mi bitácora. La nave en el mar de mi vida (L)

pidola.jpg... Entramos en la parte de actividades dinámicas, físicas, mas activas, mas participativas. Ya hablado del fútbol, pasamos a competiciones de atletismo que organizábamos por nuestra cuenta y a nuestra manera. Saltos de longitud, saltos de altura, aquí sujetando dos una cuerda y claro sin medidas bien establecidas, carreras de velocidad o resistencia. Lo que ocurría con esto era que el que estaba mejor dotado siempre ganaba. Yo que era alto y delgada, una gacela, bueno macho, estas pruebas me iban, en general, bien y, normalmente, era el ganador, pero tampoco esto lo hacíamos a menudo, prevalecía el fútbol.
Otro juego famoso era ‘pídola’ o ‘dola’, consistía en, más o menos lo siguiente:
Un jugador dobla la cintura y esconde la cabeza entre las manos para servir de potro o caballo al resto. El resto de jugadores hace una fila para saltar por encima del potro de turno. El salto se hace apoyándose en la espalda del caballo y separando las piernas para pasar por encima de él sin tocarlo. Cuando todos había pasado, el caballo, se alejaba un paso del bordillo de la acera, donde al principio se había situado, bueno si alguno le rozaba con las piernas, se liberaba al caballo y quedaba en su lugar el que había infringido la regla, el caballo entraba como último del turno de saltadores. Todo ello sucesivamente, alejándose del bordillo, hasta que alguien fallaba y, entonces, se volvía a iniciar la ronda desde el principio. Pero había una variante mucho mas complicada. Trataré de explicarla, no es muy fácil hacerla comprensible sin poder demostrar los movimientos. Se establecía por sorteo quien sería la ‘madre’, algo así como el director, el que daría las diversas órdenes a ejecutar, pero estipuladas y con un lenguaje preciso, si en esta instrucción había un fallo de expresión la madre, pasaba a ser caballo y ocupaba su lugar el segundo en el turno. Pondré un ejemplo, la ‘madre’ decía ‘salto dos pasos de caballo, dola, obliga’, quería decir que el caballo, tenía que ponerse a dos pasos de la línea establecido, el salto era como en el anterior juego por encima del caballo, pero necesario decir el término ‘obliga’, si la ‘madre’, omitía este requisito, ya digo, pasaba a ser caballo. Bueno pues, ya digo, instrucciones marcadas, pondré algún ejemplo de los mas característicos, ‘Salto con tabaca, aumentativa, obliga’. La tabaca quería decir que había que dar en el culete del caballo una patada con el interior del pie derecho y aumentativa, era que cada saltador tenía que ir dando mas fuerte, esto era curioso, porque el propio castigado que era el caballo, era el juez para determinar si el golpe recibido era superior o no al anterior. Es caso es que se jugaba con bastante honestidad. Si no había conseguido ‘aumentar’, pasaba a ser caballo, el que no lo había conseguido. Otra variedad era dar ‘lique’, el golpe en este caso, era también en el culete pero con el talón, por lo tanto mas factible de hacer mas daño. La orden podía ser ‘aumentativo’ o ‘disminutivo’ y también se podían decir tabaca y lique, aumentativos, disminutivos o combinando, con lo que el saltador, debía de estar posado un ratito sobre la espalda del caballo con el único sostén de los brazos, es decir como se decía vulgarmente a pulso para ejecutar esta mescolanza de instrucciones. Añadiendo mayor dificultad se podía decir ‘doble tabaca, ‘lique’ sencillo’, en resumen un complicado proceso de instrucciones. Bueno pues a grandes rasgos he pretendido dar la mejor imagen posible del juego en cuestión...
30/08/2005 12:21 Enlace permanente. Diario personal No hay comentarios. Comentar.

Nuevo año o año nuevo

Es curioso, en España, parece que esperamos a 12 campanadas de reloj, para en cada una de ellas engullir, nunca mejor, dicho, una ‘uva de la suerte’ (de dudosa suerte, diría yo), yo, personalmente, las odio pero, en ocasiones, bueno casi siempre, por complacer las embucho. Cotillones, descorches de cava o champán, para que nadie se ofenda, besos, abrazos... recibimos con ello al Año Nuevo.
Pero se producen otros años nuevos, con menos o nula celebración. Éstos, para muchos, son como un calvario. Me refiero, en buena parte, al mes de septiembre. Fin de vacaciones, retorno al trabajo, regreso al colegio. Para amas de casa, me refiero a las mujeres en su hogar, sin mundo laboral, en muchos casos representa una liberación de tener a todos en casa, alrededor, incordiando. Estando sola, aunque su trabajo sea encomiable, se siente mas independiente, cumple a rajatabla con su misión, pero tiene derivaciones, hijuelas, que le permiten un mayor albedrío. Su trabajo suele ser poco reconocido y, encima, sin paga, pero en estos momentos que los demás acuden a sus respectivos lugares, ella tiene cierta potestad para verse eximida de tanto ‘testigo’.
El marido trabaja, si, y, posiblemente, bastante, pero dentro de ello y con esa excusa, haciéndose el mártir, le sirve para correrse ‘sus juergas’ de mayor o menor enjundia’. Creo que ninguno me podría rebatir. La madre, será ama de casa, en todas sus especialidades, limpiadora, planchadora, recadera, cocinera y por duro que parezca el apelativo, en muchas ocasiones, ‘puta’ o concubina del sacrificado y exigente marido. Se hará lo que al señor le apetezca. No digo con ello que no existan buenas relaciones, pero diría que, con el tiempo, estas se convierten en rutinarias y entonces ya no es lo mismo.
Por ello vuelvo al Año Nuevo o ‘nuevo año’.
31/08/2005 10:58 Enlace permanente. Vida cotidiana No hay comentarios. Comentar.

Siestas

siesta.jpgEn época veraniega, ante todo, al parecer, un invento español, pero que ha llegado a hacerse extensivo a visitantes foráneos, es la ‘siesta’. Algo tan simple como un reposo, una ‘dormida’ después del almuerzo o sobremesa, un sueño o ensueño, casi esto último, a veces, llega a ser gratificante.
Hoy, no sé si soñando, me he visto en un ensueño, alguien se me apareció. Alguien que creí maravilloso, quizá sea la necesidad de amor. Pero no me refiero ya al amor físico, me inclino por la necesidad de cariño. Me vi paseando, al borde de una playa, siempre pienso en el mar, ese que no falte en mis ensueños, dos manos se unían, entrelazaban dedos, con apretones suaves de vez en cuando, casi en silencio, bueno no, en silencio. Las miradas eran cómplices, descriptivas. Un renacer de ternura, algo que colmaba la necesidad de un alma inanimada. ¿Es tan difícil añadir ese óleo necesario para que dejen de chirriar los ejes de esa máquina desengrasada? ¡De ilusión también se vive!, título de un famoso filme, pero es necesario incentivar la llama. En ello y continuando con el ensueño de esa siesta, me vi, paradisíacamente, renaciendo de un espíritu adormilado.
Llegó a mi el renacimiento, casi barroco, pero con espíritu de sosiego. Había que digerir el ‘tiempo perdido’. Marcel Proust, genio francés de la literatura de finales del siglo XIX, dedicó su mejor obra ‘ A la busca del tiempo perdido’, en francés conocida, simplemente, como la ‘Recherche’ (la búsqueda).
Los ojos se fundían en sus miradas, todo estaba dicho.
Soy todo amor, solo espero correspondencia.
Espero que mis siestas sean mas reparativas que filosóficas. Pero no viene demás pensar en que el ‘amor también existe’. No me voy a explayar en mas detalles, en ocasiones, esas siestas son realidades amorosas activas, imaginarias, pero muy activas.
31/08/2005 11:35 Enlace permanente. Vida cotidiana No hay comentarios. Comentar.

Alegrías

inyeccion.jpgTérmino sobre el que en contadas ocasiones me explayo. No es cuestión de pesimismo, sino de auténtico realismo. Acabo de leer un artículo de un famoso y filosófico brasileño, Paulo Coelho, quizá menos conocido para el normal nivel ‘cultural’, puesto que un brasileño sin ‘inho’, en su apellido, representa que no debe ser estrella futbolística. Además ya por su edad no serviría para practicar tal digno deporte, como mucho para entrenar. Pero ya no podría hacer florituras de regateo en el campo. Pero él segrega sabiduría, como un pino resina, en libros y artículos periodísticos, algo menos ‘interesante’ para el populismo.
Pues dice en frase resumida del artículo “”Únete a los que cantan, disfrutan de la vida y tienen alegría en los ojos””. Sabia directriz, no tan fácil de llevar a la práctica.
Hoy estoy radiante, me han liberado de un medicamento que tenía que autoinyectarme dos veces diarias, desde hace por lo menos 20 días. Jeringuillas autoaplicadas a mi abdomen. No era tanto el sufrimiento físico, como el psicológico, el moral. Mi fragilidad y nerviosismo ante objetos puntiagudos o cortantes, siempre ha sido extrema pero, encima tener que ser yo el propio ejecutor, colmaba el vaso de mi paciencia.
Así que ante esta liberación me he llenado de positivismo, espero que perdure.
31/08/2005 11:45 Enlace permanente. Vida cotidiana No hay comentarios. Comentar.

Mi bitácora. La nave en el mar de mi vida (LI)

diabolo.jpg... existían variaciones de este juego, con cierta similitud, pero menos practicadas. Muchos de los juegos que he ido mencionando se practicaban dependiendo de la estación del año. Algo de ello ya he mencionado.
Las chicas de esa edad, jugaban a la comba, consistiendo ello en dos situadas frente a frene movían una cuerda de cierta longitud haciendo círculos y una tercera o varias, saltaban al paso de la cuerda cuando rasaba el suelo. Con diversas variedades. Juegos de corro, enlazando las manos y cantando canciones que eran estribillos que habían ido pasando en boca a boca de generaciones atrás.. Otro era jugar a la ‘china’, ésta era una piedra plana. Se trazaban en el suelo una serie de cuadrados enlazados, numerados o no y se impulsaba la piedra ‘a pata coja’, y con la puntera del pie se la iba desplazando de cuadro en cuadro, siguiendo un orden predeterminado, todo esto con diversas variantes. Otro juego era el ‘diábolo’, un artilugio formado por dos conos pequeños unidos en sus puntas y esa unión servía para hacerlo deslizar mediante dos palitroques que llevaba atada una cuerda a cada uno. Alternativamente, se subía y bajaba cada brazo y se hacía el equilibrio de llevarlo en la cuerda, mayores florituras era impulsarlo al aire y volverlo a recoger en su caída. Los juego femeninos eran siempre mas reposados, mas delicados, en una palabra. En ocasiones jugábamos juntos, juegos como ‘Tú la llevas’, donde varios participantes de ambos géneros con una mano uno tocaba a otro y decía ‘tu la llevas’ entonces, ese o esa seguían hasta pasarle el turno a otro jugador que era el que se decía ‘la ligaba’, una simpleza, pero servía para hacer ciertas correrías y, a veces, los chicos nos servía para, disimuladamente, tocar alguna parte algo atrevida de la chica. A veces se enfadaban por ello, aunque, realmente, no sé si ese enfado sería verdad, sobre todo si quien le había ‘tocado’ le hacía cierto tilín, vamos si le caía bien, porque quizá la palabra no se comprenda del todo, ha quedado algo anticuada....

imagen: el diábolo
31/08/2005 17:33 Enlace permanente. Diario personal No hay comentarios. Comentar.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris