Blogia
ofloda

Nuevas experiencias

Nuevas experiencias
Me animé a la creación de un blog, weblog, bitácora o como se le quiera llamar. Yo, un tanto anárquico en la lectura y seguimiento de directrices e instrucciones, al crear el primero de los blogs porque, realmente, fueron dos, vi que las ayudas venían en inglés y, aunque me defiendo algo, no quise, ni tuve paciencia en esforzarme. (Este fue en ‘Blogger’). El segundo, donde ahora inicio mis piruetas gráficas, me resultó mas cómodo, pero aún así estoy bastante perdido, despistado, todavía no he accedido a las ayudas y descripciones sobre el tema.
Ya he escrito 3 o 4 artículos, ignoro si alguien los habrá visto, lo mismo tengo algún curioso seguidor, pero como desconozco como alguien puede acceder a estas lecturas, no sé si alguien pueda arribar a ‘mis temas’ aunque, realmente, no es prioritario para mi ese objetivo. Solo lo entiendo como una descripción, como si lo hiciera en un cuaderno propio o en un archivo de Words, por ejemplo. Pretendo desahogar en algún momento mis comentarios, acertados o no, sobre temas diversos, opiniones personales, siempre rebatibles, pero que son parte de mis personales puntos de vista.
Lo curioso es que desde el inicio de esta nueva experiencia me siento bloqueado (internamente lo he asociado con ‘blogueado’, haciendo esta invención léxica como sinónima, y con sonido similar). Cuando ahora pretendo escribir sobre algo, mis mientes no reaccionan. Estas ‘bitácoras’, dicen que traducción hispana del anglicismo ‘blog’ podrían, en parte, ser objetivo de diarios personales, pero si reparas un poco, ¿a quién le puede interesar anotaciones de personajes ignotos, carentes de méritos mencionables, ausentes del famoseo y amarilleo.?
Quizás deba proponerme un proyecto y a través de facetas y vivencias de mi ya extensa vida hacer comentarios de los aspectos en que ésta se ha desarrollado, procurando, a modo de cronista de villa, hablar sobre asuntos de los que he sido testigo, tratando de soslayar politiqueos pero, en ocasiones bastante ineludible, y dar y repasar momentos sencillos vividos en niñez, adolescencia y siguientes facetas. Procurando documentar el entorno compartido con seres de mi misma humilde condición y desde mi modesta atalaya dar pregón de la vida que yo vi y del modo que la vi, eludiendo influencias, en lo posible,
Haré o intentaré algo sobre ello y a ese diario, añadiré o combinaré aspectos puntualidades que la actualidad requiera n o merezcan, a mi modo de ver, algún comentario.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres