Blogia
ofloda

EL CENTRO Y LA DIANA - LAURA CAMPMANY -ABC 28/02/07

EL CENTRO Y LA DIANA - LAURA CAMPMANY -ABC 28/02/07 Una vez más aparezco para hacer comentarios sobre los realizados por una profesional de elite, Laura Campmany, me repito para decir que adjunto su artículo para mejor comprensión a mis posteriores comentarios. Dice Laura bajo el título ‘EL CENTRO Y LA DIANA’: “”Ya nos dijo un poeta, me parece, que «ser de centro es como no ser nada». Ésta es una idea bastante extendida entre las personas que viven para, por y de una ideología. En su visión de las cosas, el mundo se divide en dos mitades: ellos, con su razón de vence y suma, y el infierno asfixiante de los otros. De forma que Cervantes o Unamuno no sé lo que serían. Supongo que fantasmas. Jamás hicieron propias las consignas extremas. No sé si eran de centro, pero sí que lucharon en dos frentes.En España, de siempre, hay que apuntarse a un bando. Aquí se es de derechas -luego rancio, casposo y cavernario-, o por contra de izquierdas -luego vil, incendiario y revanchista-, o bien nacionalista autoblindado, que es una buena forma de agitar el plumero sin que a nadie le importe si has barrido la casa. Pero mucho cuidado con la calle de en medio. Lo heroico en estos pagos, lo que ya empieza a ser vertiginoso, es andar por el centro del camino: a un lado un precipicio, y al otro una barranca.Yo no sé si es posible ser de centro, o si sólo es de centro aquél que se lo hace. Pero mientras la izquierda ande tan escorada, tan fija de piñón en su derrota, hay un carril abierto para un tren razonable. Para una alternativa moderada y sufrible. Y para una estrategia equilibrada, ni enferma de rencores infinitos, ni apta para cordones sanitarios. El centro es el lugar donde se amaban las parejas de aliento inseparable: tradición y progreso, igualdad y excelencia, libertad y justicia... No es tan raro lugar para una cita. A veces, en lo abierto de su pecho, encuentra nuevo oxígeno el mañana. Y a veces hay un dardo transparente que da en el corazón de la diana. “” Yo comento y opino lo siguiente sobre el artículo precedente firmado por Laura Campmany:Lo de centro, derecha, izquierda, nacionalismo y demás términos utilizados para catalogar la opción política de ciudadanos está quedando anticuado. Creo que llegará un momento en el todos estos epítetos serán sustituidos para airear algo el lenguaje repetitivo y asaz monótono de los profesionales del ninguneo político.Quizá otros vocablos rejuvenezcan el repertorio anquilosado que cada uno de esas descripciones y nominaciones del individuo actual representan. Pero claro no se trata de rebautizar, simplemente, y seguir representando los mismo contenidos, sino dando una variante que modifique las actuaciones y las mentes de cada persona. De momento, habría que aprender a convivir perteneciendo a diferentes órbitas. Los planetas de nuestro sistema, giran alrededor del sol y cada uno lo hace en armonía a sus características. Civilizadamente, debemos de admitir criterios diversos pero que, estos, no signifiquen siempre rivalidad y enfrentamiento. Desde diferentes perspectivas, busquemos el bien común. Seamos eclécticos. Que no prevalezcan unos simples votos de ventaja o alianzas antagónicas con tal de derrotar al ‘enemigo’ más que favorecer al ciudadano de a pie. También nosotros, ciudadanos de a pie, somos ya mayorcitos para dejarnos guiar por personajillos que solo piensan en su beneficio. Todos prometen gobernar al conjunto de ciudadanos pero al hacerlo distinguen y benefician a sus votantes. Mientras esto prevalezca. Seguiremos con la izquierda, la derecha y un falso centro que no aglutina el buen promedio que debiera ser el acercamiento y olvido de una rivalidad constante.A ver si un día damos en el corazón de la diana, como dice Laura. Quizá sea pedir peras al olmo. Ya sé sabe, lo escribió Benavente, ‘Los intereses creados’. 
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres