Blogia
ofloda

MALOS TRAGOS

MALOS TRAGOS

Es difícil iniciar un relato como este. Está muy condicionado a unas circunstancias poco agradables. A ver como inicio, empiezo confesarme algo adicto al alcohol, cosa que, normalmente, no se suele reconocer pero sin tener que hacer una proclama de ello, no tengo inconveniente en comentar mi dosis diaria y como ejemplo que no sé debiera seguir es por lo que me decido a contar sobre ello. Mi médica lo sabe, le digo la total verdad, cosa poco frecuente en estos casos, siempre decimos menos de lo que hacemos, pero es una tontería nos engañamos nosotros mismos. Así que bajo mi palabra mi médica de familia conoce mis niveles. Veamos me tomo dos botellas de 1/3 de cerveza al mediodía, una copa de vino en la comida y cena, una botella de litro me viene durando 3 días, dosis en esto normalita y luego a la tarde con mis escrituras un par de vasos con dos dedos de whisky con bastante hielo y agua, pero no nos engañemos ahí está el volumen correspondiente de alcohol, algunos días otro poquito de esta dosis después de cenar, mientras escribo. Eso si bebo un par de litros de agua diarios. Mi médica, lógicamente me ha dicho que debería reducir esto a la mitad o algo más. Está en su obligación. Abierta y claramente le he dicho que hoy por hoy no pienso variar este hábito. También consumo 14 pastillas diarias para mis diversas dolencias, no fumo desde hace 9 años y me fumaba 3 paquetes diarios, tomo las comidas sin sal, muy poca grasa, no pruebo el azúcar, casi no veo el pan, tampoco tomo café, yo que llegué, por alterne de trabajo a tomar unos 8 cortados diarios. Camino 1 hora diaria 3 o 4 días a la semana. Creo que alguna licencia me tengo que conceder. Además en mi sistema de conducta, la dosis comentada no provoca ningún tipo de alteración, jamás me ha provocado una alteración de comportamiento y, afortunadamente, se donde está la raya que ni de pasar ni pisar. Hasta el último doctor, suplente, de la médica normalizada, al comentarle esto, me dijo que, por supuesto, sin felicitarme por ello pero, a veces, el organismo se acostumbra y hasta, dentro de unos límites se llega a habituar a esas conductas, claro está él como profesional, no aprobaba mi ración, pero entendía que si tenía cierto condicionante, la ausencia de ello, me podría provocar otro tipo de ansiedades. Resumiendo para mí esos son buenos tragos, no ejemplares, pero es licencia que yo me otorgo.

Entonces cuando he titulado el artículo “MALOS TRAGOS”, es por los que se pasan en muchas situaciones y uno de ellos le he tenido hoy. Mi madre debió ingresar en una residencia geriátrica el pasado día 24, está punto de cumplir 92 años, pero la demencia senil galopante se ha apoderado en menos de un año de tal forma y que ya ni controla ni conoce a nadie y le hace preciso una atención permanente y una asistencia profesional total, médica y social. Esta tarde he ido con mi mujer a verla. En ningún momento nos ha reconocido, ni siquiera sabes si recibe alguna ilusión que te habla pero ignora con quien. Nos llegó a preguntar como estaba la abuela, cuando, realmente, intuimos que preguntaba por ella misma, quizás al verse en un sitio fuera de su casa se hiciera una idea diferente pero, últimamente en su casa, también decía que cuando le llevaría  a su casa por fin. Nos ha llegado a preguntar que como sabíamos que estaba en ese sitio y sin saber quienes éramos decía pues ahora entonces ya nos vamos todos juntos. Ha reconocido que allí estaba bien, pero que en cualquier caso quería cambiar. Todo ello con gran esfuerzo para entenderle sus preguntas y coordinar sus respuestas.  Ese si es un MAL TRAGO, ese no lo asimilas así como así, he tragado saliva, he bebido amargas lágrimas, mala combinación, ese no se digiere con gusto.

El único consuelo es ver que las instalaciones, recién inauguradas, son extraordinarias, cómodas, amplias, claro está a cambio de un precio prácticamente inaccesible, rozando los 1.800 €. Para eso leía un artículo el otro día en donde se decía que se pretendía que cada recluso tuviera su celda o habitación independiente, con TV, acceso a todo tipo de estudios y eso costeado con los impuestos de a quien ellos como mínimo roban, eso si no hay agresión o como mínimo  grave intimidación. Con los enfermos en hospitales, muchas veces se hacinan e habitaciones de 6 personas cuando no están en pasillos y nuestros mayores con residencias prácticamente impagables, pero es mejor tener contenta a esa bazofia que nos rodea con la excusa de la regeneración, cosa que nunca querrán porque es mejor vivir del cuento. Luego dicen que es triste la falta de libertad, cuando disfrutan de vacaciones autorizadas por jueces inconscientes que dice cumplir con la ley. Pues que se cambien los espíritus legisladores y dejemos aparte tanta mamandurria que ello produce y no digamos la hipocresía y la tolerancia, ¿con quién tienen tolerancia los delincuentes? Con los políticos y jueces, con ellos sí, claro son sus protectores. Lástima de galeras y meter a todo ese batiburrillo (la 3ª edición del DRAE dice que ahora se dice ‘baturrillo’, yo todavía no lo asimilo) de personajes mencionados, políticos, jueces, abogaduchos aprovechados de la delincuencia a sabiendas y por supuesto reos. Ese sería el lugar adecuado para su regeneración-

¿Comprenden algo de lo que es ir al grano, sin hipocresías y castigar adecuadamente y con rapidez los merecimientos criminales, terroristas, etc. Una familia de joyeros en Castelldefels, es asesinada a machetazos pero al Maragall, al Pérez (Carod), al Mas y al Rodríguez, el beneficiado de esa asociación les interesa mas discutir sobre nacionalidades que proteger a sus ciudadanos. ¡Hala seguir votándoles!, Ahí tendremos siempre dispuestos a recibir vuestros papeles en las urnas.

El nivel de la buena gente que dedica y dedicó su vida al trabajo digno y el sacrificio que soporte las cargas. Ni me sirven progresismo falso, ni conservadurismo anclado, luego terminamos diciendo entre nosotros mismos que cada uno tenemos lo que nos merecemos. Es posible que haya algo de razón. Si fuéramos todos a una a acojonar a tanto sinvergüenza quizá encontraríamos alguna compensación mas razonada. ESOS SI QUE SON MALOS TRAGOS.


¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres