Blogia
ofloda

33 o TREINTA Y TRES – 09/11/11

33 o TREINTA Y TRES – 09/11/11

(Este blog es uno de los múltiples que tengo sin publicar pero que están vigentes en cualquier momento)

¿Numerología?

La numerología es una práctica adivinatoria utilizando los números. Se le considera una pseudociencia. Varias religiones han basado estudios sobre el tema. Judíos, Caldeos, etc.

Aunque soy profano en la materia, yo también llamo numerología al

juego

o práctica memorística a través de los números.

He tomado como muestra el número 33, por varias razones que no merecen la pena aducir, el 33 es un número

sin familia

, es decir no es primo (chiste chusco y fácil).

Mi historial como bancario podría influir en mis versiones número lógicas y, en cierto modo, me sirvieron de usos diversos, prácticas memorísticas, nemotécnicas, etc.

Contaré casos curiosos que hice con los números aunque me parezcan, hoy en día, algo absurdos pero que por entonces era un

entreno palabro utilizado por los periodista deportivos en lugar del normalizado entrenamiento, no sé el origen de esa derivación y además es curioso cuando a uno se le ocurre algo así, suele caer bien al resto. Por ejemplo en fútbol, retransmitiendo un partido de fútbol, acostumbran a decir, estamos llegando al minuto 90 más el descuento que otorgue el árbitro y yo me pregunto, si el árbitro descuenta según ellos 3 minutos, el partido se debería acabar en el minuto 87

, pues no sé apean del burro y el 95% usa esta aberración ilógica.

Siguiendo con mis extrañas y curiosas prácticas, yo era director de sucursal bancaria, exageradamente, solía estar en la oficina entre media y tres cuartos de hora antes. Daba un repaso a titulares de prensa haciendo hincapié en los más, posiblemente objeto de comentario cotidiano. Era casi obligatorio que hiciéramos esto, es más hasta crearon un departamento en la central del banco en donde hacía una componenda de varios diarios sobre artículos de interés y hacían fotocopias que nos enviaban a todas las oficinas.

En alguna ocasión y en ciertas temporadas hacía un entrenamiento de rapidez en el manejo de los números, a mí los dedos nunca me sirvieron para contar y aunque os parezca mentira cogía la guía telefónica y me sumaba una columna a pulmón, cronometrando el tiempo y después con una rudimentaria calculadora de manivela que resolvía las cuatro reglas hacía la comprobación de mi resultado y en el 98% de las veces estaba correcto.

Con los años, otro juego fue que para retornar a casa tenía que coger tres autobuses (

bendito y cómodo Madrid), el segundo de los que cogía, el número 27, hacía el recorrido desde la plaza de Castilla a la Glorieta de Embajadores, un norte-sur,

espina dorsal de Madrid, a través de la Castellana, Recoletos, Prado, Ronda de Valencia y Grta. Embajadores, calculo unos 10 kms, aunque establecieron carril bus, no era muy respetado y el trayecto era de amplio tiempo.

Lo utilicé como sala de cultura, me solía leer a diario unos rústicos libros de buenos autores que regalaba el extinto diario el sol de unas 100 páginas y entre medias, algún día me prefijaba un número del 0 al 36 y sumaba cuanta matrícula de coche nos iba adelantando y luego comprobaba los que habían coincidido con mi número, este era otro ejercicio de cálculo menta.

Luego en esa posición de director de sucursal me sabía los teléfonos de muchos clientes, sus cumpleaños, etc. Todo ello de memoria, calendario-taco de mesa lo utilizaba poco y tenía una agenda para un por si acaso, pero como acumulaba, lo que hoy llaman la inteligencia de los tontos, en mi memoria todos estos datos.

No soy ni fui un superdotado pero la memoria me sirvió de mucho, en la escuela de Comercio, estudiando profesorado mercantil, había una asignatura que se llamaba Geografía económica y en un mapamundi mudo teníamos que localizar hasta 2.500 nombres, yo dominé ese terreno y obtuve matrícula de honor.

Mérito de mi padre que falleció cuando yo solo contaba 12 años era que él, autodidacta muy completo, como jugando, me enseñó todas las capitales del mundo.

Pregúntale a un buen estudiante actual, incluso universitario, tengo el caso de mi hija, con matrícula de honor en Bachiller y COU y un alto promedio de notas en los 5 años de la carrera de Ciencias Ambientales por la capital, de Mongolia o algo más fácil de Finlandia, pues ni idea. Los planes de estudio desde hace muchos años dicen que es mejor razonar pero es que hay muchas cosas en la vida que son de cajón, no tienen razonamiento, puedes deducir en muchas materias pero en otras muchas o te lo sabes o ese raciocinio no sirve para nada, Así que los inteligentes tontos de entonces, en nivel cultural en general les damos sopas con ondas, sobre todo los que hicimos un buen Bachillerato.

Nuestros políticos actuales y, más directo, los que gobiernan nos hablan solo de un tipo de su memoria particular

la famosa Memoria Histórica

yéndose al período 1936/1939 y buscando los huesos de los suyos pues si van a Paracuellos de Jarama, por poner un ejemplo y hacen un trabajo de investigación se encontrarán con huesos de más de 300 cadáveres de los que no lucharon a favor de la República que se lo pregunten al cordero con piel de lobo, premiado por la vida y a sus noventa y muchos años sigue viviendo, un tal Carrillo fue el que dio la orden para esos fusilamientos masivos, pero eso no cuenta.

 

 

 

Vamos al grano, el número 33 es muy destacable por diversas circunstancias, hoy sin ir más lejos es una fecha muy curiosa, le llamo la atilana, 11/11/11, esto suma 33.

En geografía en América del Sur el pequeño país de Uruguay, tiene un departamento y su capital que se llama Treinta y tres, producto de cierto levantamiento que hubo de 33 personas contra sobre temas políticos, su gentilicio es treinta y tresinos o olimareños y la patrona de Perú es la virgen de Treinta y tres.

En religión, fue la edad de la crucifixión de Cristo, homenaje a ello los sacerdotes con sotana llevaban 33 botones y 33 ojales como cierto simbolismo.

En la historia de lo que fue la España goda, entre los siglos V y VIII, hubo 33 reyes godos. Se dice que era obligatorio que en los colegios esa lista se aprendiera de memoria, en el mío un instituto público no limitamos a Ataulfo, Recaredo, Wamba y Don Rodrigo, nos dejaron 29 en el camino.

En números romanos se escribe XXXIII, parece una combinación de quiniela.

Ya no he investigado más pero seguro que en las religiones y en las mitologías también tendrá alguna influencia.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

Paco -

Tambien en los reconocimientos médicos, te pedian que pronunciaras treinta y tres.

Adolfo -

Gracias Mayte, intento y me gusta abrir la puerta a que alguien enriquezca y colabore en mis escritos. Parte provienen de conicimientos directos míos y, sobretodo, la búsqueda de datos para informar de algo que todo el mundo podría ver pero que es más fácil 'comer a mesa puesta.
Mis saludos.

mayte -

hola!!!!
muy interesante pero, en este parrafo, pon lo que le falta porque quiero saber conra que se rebelaron!!!.

En geografía en América del Sur el pequeño país de Uruguay, tiene un departamento y su capital que se llama Treinta y tres, producto de cierto levantamiento que hubo de 33 personas contra sobre temas políticos, su gentilicio es treinta y tresinos o olimareños y la patrona de Perú es la virgen de Treinta y tres.

saludos!!!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres