Blogia
ofloda

MIS TRIBULACIONES CASERAS – 30/08 al 03/09/12

MIS TRIBULACIONES CASERAS – 30/08 al 03/09/12

 

        A consecuencia de una situación familiar que,  no tendría la mayor importancia si uno de los ‘actores especiales o invitados’ como dicen en el cine fuera yo, ha surgido un caso para mí y mis circunstancias especial.

        Mis hija menor Carol y su marido Roberto, tienen un pisito en una localidad pequeña llamada O’Xeixo, muy cerquita de Ferrol, en Coruña (yo no digo ni A ni La). Entonces están allí de vacaciones, con sus niñitas, mis nietas, Pilar de 3 años y medio y Daniela que mañana cumple 1 y medio. Bien pues este es el prefacio. Resulta que tienen una boda de una compañera de mi hija cuando estudió que se casa en algún lugar de Asturias, distante a 280 kms de O’Xeixo y quieren asistir, entonces han solicitado de mi mujer, vaya a Galicia a quedarse con las niñas, esto suponen un tiempo de 5 días entre unas cosas y otras.

        Aquí comienza mi ‘personal calvario’, estos 5 días de soledad no son, por supuesto como los 100 años de soledad que inmortalizó el excéntrico García Márquez y desarrollado en el pueblo de Macondo pero, cada palo con su vela y para mí cada día van a ser 20 años, echando cuentas 100 años de mí especial soledad.   

        Tengo mala salud a lo que se une que, últimamente, estoy teniendo depresiones alternativas, de desigual duración. Éstas encrespan mi sistema nervioso y, con ello, se intensifican. Entonces, cuando me enteré del evento, el mundo se me vino encima, el grano de arena se me hizo gran duna.

        Por naturaleza soy un ‘brazos caídos’, es decir un auténtico inútil en la ejecución de labores caseras u hogareñas.

        Mi mujer, siempre previsora ella, me ha hecho una intendencia como si se fuera al meno 15 días, comidas hechas por ella más otras precocinadas. Otra persona con mejor índole en estas lides, le hubiera sido coser y cantar, yo coser ni idea, solo con la grapadora y con clips enganchaba los botones de la guerrera del uniforme cuando hice el servicio militar que para mí no fue obligatorio, sino voluntario pero porque hice mis cábalas y me resultaba mejor, aunque fuera más largo.

        Pero yo me crié en un régimen de tipo paquidérmico (elefantes), en un régimen de matriarcado por coyunturas que se dieron en mi vida. Mi padre falleció, repentinamente, de una rotura de páncreas y 4 días exactos, aún con operación por si hubiese alguna posibilidad, la parca se lo llevó en la única enfermedad que yo le conocí, él tenía 49 años, yo 12 y me quedé con mi madre de 42 y mi hermana Pilar de 22. Ella era la única que aportaba algún dinerillo al hogar trabajando de secretaria de un gestor administrativo pero de sueldo paupérrimo y menos daba de sí la mísera pensión que le había quedado a mi madre.  

        Mis codos, mi caletre y espíritu de sacrificio (en aquellos tiempos no podíamos ser muy niños teníamos que apencar) me convirtieron en un ‘codos’ haciendo primero mi bachillerato elemental y después el superior, total 6 años. Producto de mis buenas notas fueron la concesión de matrículas y libros gratuitos y lo mejor las becas de entre 4.000 a 8.000 que conseguía. Con ello, mi madre, me compraba ropilla, aparte de los buenos zurcidos de coderas y rodilleras y también servía para el aporte al condumio y economía familiar.

        Terminado el bachillerato mi madre me propuso que hiciera una carrera con un dinero intocable de una indemnización que recibió mi padre y que estaba destinada para mis estudios. Seguían por entonces prevaleciendo los derechos de los varones. Aunque mi hermana, bastante autosuficiente y con una buena formación de secretariado que realizó en Barcelona, ciudad donde vivimos 9 años no quiso realizar estudios de superior nivel.

Yo, a mis 15 ‘maduros años’, al principio me apunte a una academia para acceder a la escuela de Peritos Industriales hoy llamada más pomposamente, ‘ingenieros técnicos industriales’. Mis estudios iban viento en popa pero a mediados del curso de preparación, me debatí y le dije a mi madre que yo quería trabajar y después estudiaría en mi tiempo libre y ese dinero destinado a tal formación que sirviera para amortiguar las carencias, hubo sus más y sus menos pero triunfé en mi decisión, en la academia me quisieron dar una beca de apoyo pero yo me apunté a un curso de contabilidad de 3 meses y al final a través de un amigo de la familia que tenía un buen cargo en la principal empresa de ascensores del país, la suiza JACOBO SCHNEIDER, S.A., actualmente se corresponde con la que es multinacional ZARDOYA-OTIS, éste señor llegó a Director General de la empresa. Entre con cerca de 16 años de auxiliar administrativo y a los 19 era oficial de 1ª y subjefe del departamento de contabilidad, ganaba unas 2.500 pts, me inicié con 750, al mes y eran 14 pagas pero me enteré que en la banca se ganaba más siendo auxiliar, me presenté a dos oposiciones Banco Popular con horario de 9 a 5 con una hora para comer y Banco de Madrid, hoy no existe, de 8 a 3 continuado.

En el primero nos presentamos más de 1.700 para quince plazas y saqué el número 2 y en el segundo, más restrictivo en número, 600 para 15 plazas igual, aquí saqué el numero 1 y elegí este por horario, el sueldo era el mismo unas 4.100 pts mensuales pero 6 pagas y media, el montante era suculento. A través mío mi hermana entró en la empresa de ascensores y llegó a ser la secretario del famoso Sr. Ramos el Director General que me colocó a mí y paso de ganar unas 1.000 pts en la gestoría a llegar a ganar 3.500 y 15 pagas.

Entonces ya mi casa se convirtió en una familia de clase media normalilla.

Siguiendo con mi matriarcado, me casé a los 25 años, al poco tiempo mi mujer fue más madre que esposa, mi suegra también me quería mucho y siguiendo con la feminidad tuve dos hijas y ahora tengo 3 nietas, los únicos varones que me acompañaron fueron dos canarios.

        Quien me soporte sabe que estoy acostumbrado a estos prolegómenos sin fin pero no puedo evitarlo. Soy como el afluente de cierto caudal que ‘presume de su recorrido’ antes de llegar al río, en este caso al tema propuesto.

        Los 5 días de soledad se iniciaron con un primer día horrible, estaba desquiciado, a pesar de tener todo preparado y, únicamente, tenía que calentarlo, servírmelo y recogerlo, pues eso para mi era un auténtico tormento y lo peor es que encima llamé a mi mujer hecho un basilisco y, consecuentemente, su gran preocupación.

        Al día siguiente sopesé el asunto y traté y conseguí situarme mejor y llamé a mi mujer con otro espíritu y pidiéndole disculpas, pero en mi interior me coleaba que le había dado un buen disgusto, ella como siempre se mostró cordial y alegre de ver que mi tono era normalizado y yo no fingía era verdad. Así que hacia las 11 de la noche de hoy llegará a casa y todo resuelto y pasado. Eso si le he dicho que no asuma estos papeles salvo por circunstancias irreversibles no por asistir a eventos eludibles.

        El resultado es que aunque no tenga la casa perfecta, ni mucho menos, está recogida y no he causado ningún estropicio pero he acusado mucho, aunque ya lo sabía, su falta porque ella abarca todo y estoy, de siempre, malacostumbrado.

        Que conste que con este relato no he pretendido representar una especie de las famosas tragedias griegas, solo es la consecuencia del poco interés que toda la vida he puesto en estas cosas, aunque lo poco que he intentado tampoco me han dejado y yo no he insistido.

        Y luego hay una verdad y es que mi presencia física es inversamente proporcional a mi salud. Las arritmias actuales, las depres, las irritaciones y la fatiga, el más mínimo esfuerzo colaboran negativamente en afrontar cualquier reto, por mínomo que sea.

        No sé si alguien llegará al final o se habrá quedado dormido a la décima línea, sino ha sido una gran escalada.

        Un saludo a todos.

 

       

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

carmen -

Jajaaaa. esta Ud. para ir a la guerra, menudo mantequillas, tiene q ponerse al dia las mujeres no duraremos siempre
Biquiños

Adolfo -

Bueno, la verdad es que ya no 'actúo' cada día y no me quiero hacer la víctima constante tengo menos energía, me responde el cacúmen, sí, pero ya la cosa es otra. Yo ya no le llamo vacaciones hace tiempo, sino 'cambio de aires', ten en cuenta que este año llevamos yendo marzo, abril, mayo, julio, agosto (la 1ª vez( y el lunes nos vamos hasta el día 20 y lo normal es que vayamos en octubre ese mes siempre fue fecha porque de las pocas buenas amistades nos vemos con unos italianos de nuestra edad que viven en Luxemburgo y hace muchos años que van. Así que ya de vacaciones nada.
Bueno la cosa concluyó con el regreso de Maribel pero es la verdad, no dramatizo, lo paso muy mal porque aunque tuviera todo preparado solo el hecho de poner y quitar la mesa y algunos lavados de platos y vasos me han producido una gran fatiga, ahora a final de mes el cardiólogo me hará por un día la prueba de un holter cardíaco ya que tengo arritmia y fatigas que no estaba en el guión, aunque me diga que el corazón y la válvula están bien.

paco -

Yo no me he quedado dormido, pero si he tenido que hacer alguna interrupción.
No nos cuentas como te han ido las vacaciones y si has tenido que cantar por Julio o por Maritrini.
Bueno, el caso es que todo pasó y a cuidarse.
Salu2.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres