Blogia
ofloda

 

EL GRAN ILUSO PERO NO EL ÚNICO – 06/12/12

 

Eventos del día: San Nicolás de Bari, en muchos países sajones y, curiosamente, tengo amigas belgas (flamencas) que me lo han confirmado hoy, San Nicolás llega a su país, procedente de España para llevar juguetes y golosinas a los niños, como en España el 6 de enero ocurre con los Santos Reyes Magos, aunque estos vienen de más lejos, de Oriente, sin especificar el lugar. Yo hace años sabía que esto se celebraba en Irlanda pero por extensión repito es en varios países. En Flandes tiene un sentido, España fue el Imperio donde no se ponía el sol, los Países Bajos estaban dominados por los españoles, los famosos Tercios de Flandes, entonces el que San Nicolás llegara de España era una leyenda con fundamento.

Pero no dedico este artículo a esa festividad sino a otra que nos concierne mucho más de cerca.

Soy un componente de los tantos que conformamos ese grupo popular al que en algún momento no muy lejano se le llamó Juan Español, es decir, el pueblo de a pie, el que tiene más obligaciones que derechos, el que tiene un cada día no, precisamente, acomodado, siempre al pie de cañón, bueno, en general, unos más que otros. Componemos según estudios, al menos un 99% de la población, el 1% restante lo lideran nuestros ‘abnegados políticos’. ¡Que falacia, Dios mío!

En el Gran Teatro del Mundo (parlamento, mejor no hablar del senado) representan su obra con gran felonía y desfachatez, se acusan, se insultan, etc. pero a la hora de la verdad, son amiguetes, centro, derecha e izquierda, aunan su esfuerzo para no perder sus privilegios una vez acabada su representación parlamentaria y mantienen prebendas, durante largo tiempo, otras, ya execrables, las vitalicias. Salen de los gobiernos con indemnizaciones y los expresidentes conservan todo, escoltas, coches oficiales y cientos de prerrogativas agravando las vicisitudes de Juan Español.

Un iluso, de ese 99%, hace 34 años, ahora estoy en el doble, 68 y claro con una versión menos eufórica dado lo transcurrido, desplegó una bandera en su terraza, una más entre miles con la ilusión de que renacía una Constitución en la que nosotros, ignaros, creímos. Esos padres, llamados de la Patria (¿qué es eso?), a través de 169 artículos ‘inamovibles y blindados’, sentaron una normativa perenne, ignorando que los tiempos adelantan que es una barbaridad (frase conocida zarzuelera). Solo en 1992 y 2011, creo pusieron dos parches que poco afectaban al devenir popular y por imperativos de Maastricht y la UE.

Todo lo demás estático. Todo, absolutamente todo queda obsoleto en segundos, excepto nuestra blindada Constitución.

Para más cojones, un Tribunal politizado totalmente y de arraigo izquierdista, que es, el Constitucional no hace nada más que tener aberraciones y corrige al Supremo en asuntos de importancia, pero a dado pie a que los representantes políticos, (amaiur) de los terroristas de (la asesina ‘eta’), estén ‘chupando’ de nuestros impuestos de los escaños que consiguieron en el parlamento putrefacto y bajo la aquiescencia y colaboración del gobierno socialista que no puso ninguna traba. La palabra Supremo para mí y para el ‘sursum corda’ lo dice todo, nada más puede haber por encima pero aquí no es así un Constitucional deroga aprobaciones del Supremo por algo muy convincente, ¡por que sí! Un voto más de un magistrado socialista y resuelto el caso, ¡no se hable más!

Dice la prensa, con atisbos de hipocresía, que solo bastaría que se aplicase bien y que así lo piensa el pueblo español.

¿Habéis leído y menos estudiado alguno de vosotros la Constitución?

Los españoles no leemos ni las actas de las juntas de nuestras comunidades de vecinos como para leernos e interpretar 168 artículos. Luego desde nuestra ignorancia es imposible opinar de nada.

Aquel lejano 6 de diciembre de 1978, este iluso colocó la bandera en su terraza.

Y como tantos, estamos pagando un elevado precio de su inmovilismo.

Los odiados Estados Unidos de Norteamérica, los gringos, los yanquis o cuanto menosprecio queramos poner, su si demócrata Constitución está plagada de ENMIENDAS RENOVADORAS ACTUALIZANDO A LOS TIEMPOS EN QUE VIVEN.

NOSOTROS, MÁS PAPISTAS QUE EL PAPA, NOS QUEDAMOS MIRANDO A LAS MUSARAÑAS MIENTRAS SE OXIDAN NUESTRAS LEYES.

Todos, absolutamente, todos los partidos debieran encontrar sus próximas urnas VACÍAS, PERO NO HAY COJONES NI OVARIOS.

Envidio a los rebaños de borregos y ovejas, al menos, son animales irracionales o… ¿más racionales que nosotros?

 

 

 

 Imagen: Monumento a la Constitución en Madrid

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres