Blogia
ofloda

JÉSSICA LA FIESTERA– 07/03/2013

JÉSSICA LA FIESTERA– 07/03/2013   Nunca fui niñero pero hoy en día la rosca de mi tornillo es más corredera, será porque tengo dos muñequitas de 4 y 2 años y, claro, parecen las protagonistas y, en cierto modo, lo son pero mi corazón reparado es como una colmena tiene celdilla y no sé sin son hexagonales pero cada una de ellas tiene su huésped, están las de mi familia, las de mis amigos, éstos poco por desgracia la amistades un término muy sublime, nadie da todo lo que posee, material o etéreo a otro. Luego están los ‘conocidos’, más o menos íntimos y por último, incluso, los platonismos .Una importante de las celdas es la de mi Barbie favorita,  JÉSSICA, al borde de las 18 primaveras, nunca mejor dicho, 25/05/2013, caerán. Mi Barbie, es o platónica o ‘pavera’ (edad del pavo) cambia mucho de Kent, más que de camisetas y casualidad, nacida en el hospital de La Paz de Madrid, especialista en atención a niños con problemas de parida y en general, aunque después registrada en Guadalajara, muchos de sus Kent conocidos en Madrid son alcarreños. En el octavo mes de embarazo a mi hija Mónica le detectaron que la niña tenía un problema cardiaco. Revisada en Madrid en clínica privada le dijeron que era un error y mira por donde la sanidad pública, tan denostada, confirmó el dictamen primario. Venía con las cuatro cavidades del corazón pero uno de los ventrículos atrofiado. Al año, una vez tomado un poco de cuerpo, le hicieron una ‘fontanería de subsistencia’ para que funcionara con tres de las cavidades y augurando un rosario de operaciones de estabilización. La cirugía cardíaca evoluciona, afortunadamente, a pasos agigantados y solo y por segunda vez a los 7 años le volvieron a intervenir y, al parecer, se acabó, garantizando una vida normal, al menos en un 80% de actividades básicas. Luego también tuvo una intervención menor de tipo renal por reflujos y, al parecer, sus defensas están algo disminuidas porque todo lo que hay en el ambiente, catarros y otras cosas menores las ‘acapara’.Consecuencia de ello es un pasotismo grande hacia el estudio, claro, perdió su tren y no es de fácil recuperación. No ha caído en cosas peores pero todo lo que signifique estudio le molesta aunque está predispuesta a ayudar a su madre en limpiar comunidades de vecinos y cosas similares. Hace un módulo de comercio pero con poca energía, los libros y las letras son hormigueros y hormigas incontroladas. Hoy,como medida de control cardiaco, le han hecho en La Paz un cateterismo, al parecer todo ha salido bien, una pequeña corrección de algo que ahora mismo ignoro. Ahora,tras la comida en el bar, brindo por ella y le dedico estas líneas con gran emoción.Jéssica,con sus defectos y quien no, está también en esa celdilla de okupa en mi corazón reparado.    
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Adolfo -

Y reitero que nunca he ejercido bien como abuelo, las aguanto un ratillo y nada más y no porque ahora esté disminuido, eso me ha ocurrido siempre. Me alegra que te haya gustado y llegarás a esa etapa de abuela pero no tengas prisa.

carmen -

Uy abuelote grande, q tierno tu escrito de hecho llegue a emocionarme.
Me da gusto q todo saliera bien.
Por desgracia aun no soy abuela, pero si entiendo ese amor a los nietos.
Ten cuidado con la pavera esta en una epoca tonta y puede te haga fechorias jajajajaja
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres