Blogia
ofloda

UN CUMPLEAÑOS SORPRESIVO – 20/06/2013

UN CUMPLEAÑOS SORPRESIVO – 20/06/2013  He dicho en muchas ocasiones que no me gusta hablar sobre temas relacionados con mi persona pero existen circunstancias en las que veo que puedo sacar conclusiones de situaciones inesperadas. Desde, prácticamente, que entré en mi década de cumplir 40 años, me empezó a molestar el hecho de agregarme años. Todavía era joven, claro, pero ya se acercaba el inicio de una cuesta abajo. Si consideramos que por entonces la media de esperanza de vida masculina estaba, creo que, alrededor de los 83 años pues los 41 y 6 meses, serían el inicio progresivo de una ‘cuesta abajo’. Además no es pesimismo sino realidad, todo en lo que estás inmerso comienza a contraerse. Física y psíquicamente con una levedad pasmosa pero con atisbos de cierta afección o debilidad, ya digo, sin verte turbado todavía por ello. Mi profesión de comercial bancario, en la categoría de director de sucursal me invitó, a manera de cortesía y alimentar el ego de tus clientes, a felicitarles por sus onomásticas. Un 99,99% agradecía esos detalles, de tal manera, que si por casualidad un año fallabas en ese detalle, te llegaban a echar en cara, sin acritud, el que hubieras faltado a tú costumbre. Modestia aparte, no tenía una lista hecha, mi agenda estaba en mi, no sé si más o menos abundante materia gris. La memoria, la mal nominada ‘inteligencia de los tontos’ era mi soporte informático de aquellos años en donde ni si siquiera asomaban todavía la invasión de ordenadores o computadoras. Estaba la clásica agenda, por supuesto que tenía una, pero recurría a ella en último extremo, había el taco de mesa de calendario, etc, los medios de la época al alcance. Para mí elementos muy fútiles y triviales. Recurso, como digo, de última instancia. Pero yo no quería ser correspondido en la medida de recibir tales agasajos, para mí ya empezaba a ser día declarado ’non grato’. Asumiendo solo las felicitaciones familiares y de algún conocido allegado. Tampoco podías rechazar la buena fe con que lo hacían. El regalillo, en forma de colonia, las corbatas siempre fueron de mi elección y, si había reunión pues unos pastelillos o una tarta a compartir con los comensales familiares, mujer, hijas y, con el tiempo, parejas y más tarde nietas.Todo ello fui vetando poco a poco, no deseaba celebraciones, prefería que esas reuniones fueran aparte de solemnidades, es decir, sin necesidad de dedicar a algo esas comidas. Bueno pues curiosamente y al cabo de los años ayer cumplía mi 69 aniversario, el 69 es un número que genera comentarios pícaros y si lo miramos bien es como el ying y el yang en sentido vertical. Yo, hace años, me creé una forma de mencionar mis fechas, le llamo cumplemeses. Ayer cumplí 828 meses, encima capicua y con ello colaboro a que quien quiera saber mi edad tenga que poner en práctica su habilidad mental de cálculo o utilizará la socorrida calculadora que lleva en su ‘movible’, el móvil vibra pero no semueve si no lo desplazan. Quizás patente la idea de los meses porque más de uno a los que he comentado se han apuntado a la chorrada. Bueno y yendo al grano, que siempre, sabéis me desvío, Ayer recibí innumerables felicitaciones, en persona, la primera mi mujer, sobre las 3 o 4 de la mañana aprovechando un despertar en la noche.Luego en persona también vinieron mi hija Mónica y nieta Jessi. Múltiples llamadas telefónicas, incluso desde Bélgica, ingentes postales por Internet y correos de amig@s y familiares. Caso curioso, mi cuñado, creo que nunca me felicitó ni por teléfono pero no porque tuviéramos alejamiento sino porque cada uno tiene una forma de expresión y manifestación. Me animó a salir a comer con mi mujer, estuvimos en un restaurante del barrio, E lMontuirí II, lugar que, con anterioridad, frecuentamos mucho y con diversos dueños. Me salí del menú y como somos de poco comer, encargué unas gambas cocidas, mi mujer tomó una cazuela de barro con lentejas estofadas con diverso complementos en guiso especial y yo una sepia a la plancha, con ensalada de lechuga y mayonesa. Raciones pantagruélicas, tuvimos que utilizar el ‘tupper’ ofertado al final para llevarnos la mitad de la sepia. Postre una rodaja de piña natural y café, ella y yo un par de ‘segovianos de Palazuelos de Eresma’. Total: 37€, creo que una ganga en proporción a la cantidad y calidad. Luego,a la tarde, en el bar próximo a mi casa, invité a consumiciones a mis contertulios de diario. Total que un día atípico en mi vida. Entonces como rectificar es de sabios y yo cada día rectifico varias veces, debo de ser un listillo que se podría unir a los famosos 7 sabios de la Grecia antigua (Cleóbulo, Solón, Bías, Pítaco, Quilón, Tales y Periandro) y aumentar el número a 8, incluyéndome, intrusamente, en tan reservado lugar, no sé como bautizarme, Adolfo, Ofloda oTontorrón, creo que el último pueda dar el pego de ser griego. Los otros son más arios. Os he soltado una de mis clásicas letanías. ¡Que paciencia tenéis algunos!.PD: Recibí dos regalitos, mi esposa un trío de colonia, gel baño y desodorante Adidas y una señora del bar, amiga de 84 años, un reloj moderno y que son de promociones que recibe una de sus hijas, la mujer quiso aclararme que ella no lo había comprado pero lo importante es el detalle.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

Adolfo -

Gracias por vuestro comentarios. Si hay que dar brazo a torcer se da y quizás recibo los 70 si a ello llego con otro punto de vista.
Paco, he sido hasta casi abusivo en felicitar a gente, quizás, a veces, de conveniencia, no particular, sino laboral comercial y si a ti, que no recuerdo, no te hubiera felicitado es porque lo hacía tú hermana, pero parte de la base de que nunca tuve en cuenta que me felicitaran porque no me gustaba, jjj Quizá a partir da ahora lo eche en cara a quien lo sepa y no lo haga.
Dª Carmiña, si tiene usted el correo de mi cuñado, cuéntele sus pantagruélicas comidas en esa tierra de devoradores. Jjjjjj

carmen -

Jajajaja, Paquiño y Adolfiño, sois la leche, el comentario de Paco me hizo reir, sabes Paco? pareces mas gallego q yo.
Adolfo, es bueno q los amigos y familia se acordaran de ti en tu cumpleaños, eso no quiere decir te hagan el cuento como lo hacias tu en tu trabajo, no todos cumplen 69 todos los dias,
POCO TE QUEDA APROVECHA , no duraras otros 69

paco -

Por alusion:
Buena reflexión, es cierto que nunca te felicité, que recuerde, pero tu a mi creo que tampoco, aunque recuerdo haberlo celebrado en familia hace algún tiempo.
Pero las felices pascuas, creo que sí.
Salu2.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres