Blogia
ofloda

RETORNO A LA ESTILOGRÁFICA-01/10/2012

RETORNO A LA ESTILOGRÁFICA-01/10/2012

 

Inicio el último trimestre con uno de mis artilugios más queridos y que tanto me acompañaron por estas lides.

Mis estilográficas, mis adoradas plumas, siempre fueron mis elementos de desarrollo de escritura, bueno esto fue a partir de un momento ya laboral. Siempre fueron santo de mi devoción, incluso cuando no las usaba, desde niño, será porque en los genes que me aportó mi padre iba implícito ese útil. Hasta mis doce años, el año 1956, año en el que falleció mi padre hace hoy 56 años y de muerte casi súbita. El 26 de septiembre  se siente algo indispuesto en el trabajo, mi tío que estaba de representante en la misma empresa, le llevó en un taxi a casa, ¡alarma!, era la primera vez que yo le veía indispuesto. El médico de cabecera avisado llega y a los 3 minutos tiene concertado ingreso en la Clínica de las Mercedes, en la calle de Ríos Rosas de Madrid. Ingresa impecable, con su traje y corbata y erguidos los 185cms de estatura. Tal es que en recepción preguntan ¿quién es el que viene a ingresar? La voz afable de mi padre asiente. Luego oí comentar a mi madre y hermana 10 años mayor que yo, que se hacía cruces porque por las palabras del médico de cabecera conocían que la cosa era muy seria. Tal fue que el afamado médico Dr. Tamames, el cirujano que le iba a intervenir les espetó a mi madre que con, operación por intentarlo todo, un máximo de 4 días, en la operación pidió presencia familiar de testigo y allí estuvo mi tío político. Fatídicamente, el Dr. Tamames hizo pleno, en la madrugada del 1 de octubre fallecía y era conducido en ambulancia a casa para velar allí el cadáver, en aquellos tiempos no existían los tanatorios. La causa fue el derrame de los jugos pancreáticos que son letales y ‘carcomieron’ todo su cuerpo, 49 años de gran salud y el primer asalto le dejó fuera de combate. Incluso ahora mis lágrimas invaden mis ojos al rememorar esto.

Pues yendo a lo que íbamos, siempre le vi escribir con pluma, creo que podía ser una Watermann pero me caben dudas, era uno de los poquillos lujos que se concedió en su vida, una máquina portátil de escribir de segunda mano pero impoluta en la que, posteriormente, aprendimos a escribir método ciego mi hermana, muy superior a mí, lo tomó con más ahínco, llegó a las 450 pulsaciones por minuto, yo llegué a las 300 pero solo cuando me empleaba ya que la máquina no la utilizaba como ella que fue secretaria de dirección de gran empresa.

En el reparto postmortem mi hermana se quedó con la pluma , también le gustaba aunque yo lo ignoraba. Desde luego al ser varoncillo 10 años menos que mi hermana a mí me quedaron muchas más cosas, un reloj suizo de oro, varios cortes de traje que cuando fui adolescente me fueron confeccionando, etc.

Yo escribía bastante en mi despacho de dirección de la sucursal del banco con pluma pero nunca me dio por comprarme una de mayor reflejo y un día una clienta se presentó con un obsequio y me regaló una Montblanc, en negro con plumín, franjas centrales y prensor para chaqueta o camisa de oro, quizás sea lo de menos el preciado metal sino que, como creo sabréis el  ‘vicio’ en la orientación de la escritura hace que la pluma se adapte a tu modo, sujeta por los dedos corazón, índice y pulgar. Por ello hay un dicho antiguo que no me lo sé completo en el que se decía que habían tres cosas que no se podían dejar, una era la propia mujer (hoy estaría caduco, la mujer no es una propiedad, afortunadamente) y otra la pluma por aquello de que otro ladeara el plumín y entonces el caudal de tinta sería mayor.

Ahora, hacía incluso años que no usaba la pluma, estaba en mi ‘baúl de los recuerdos’ y recurrí a variados bolígrafo de vulgares como el BIC a los de oro, lacados, etc

Entonces y casi sin pensarlo he tenido que limpiar el plumín para quitar el reseco provocado por los restos de tinta y al final, no sin trabajo, esta máquina se ha puesto en marcha y se desliza por mi cuadernillo escribiendo esto y, como, homenajeando a mi adorado padre D. JOSÉ EMILIO SÁNCHEZ MORENO.

No soy creyente, más bien agnóstico, con todo el respeto a los católicos de verdad, a los que tienen verdadera fe pues hay mucha hipocresía detrás de esos aparentes valores, pero, a veces, una luz me ilumina y pienso y padre, desde no sé donde, me está viendo garabatear con una pluma y su ‘ego’ le hará sonreír, como diciendo, ‘alguna herencia te dejé’.

La nostalgia ablanda y evoca, los políticos, en general, seguro que no tuvieron un padre como el que yo, brevemente, tuve.

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Adolfo -

Creo Dª Carmina que sabe usted de sobra de mis raíces humildes. Yo tampoco escribí con plumines de oro en mi infancia y es más aunque luego me los pude permitir vinieron de obsequios que, a veces, e ignoro porqué, recibía en el trabajo, yo solo cumplía lo mejor que sabía con mi cometido.
Mis ancestro maternos y mi propia madre no nadaron en mares de cultura, el campo no daba para tanto. Por parte paterna, el tener un abuelo nacido en 1877 y ser Bachiller Superior, dotó a los 5 hijos supervivientes de 11, de una instrucción o autodictatismo pero no por abundancia económica sino por las aportaciones de todo en un estudioso en aquellos años.Los hermanos de mi abuelo parecían diplomáticos, todos laureados y con medalla mi abuelo fue el último de 11 y sus padres fallecidos y le 'donaron' sus hermanos con unos estudios no muy de la época.
Los grandes estudios y la ortografía producen buenos efectos de forma pero en el interior no son imprescindibles. Y finalizando, sé de su ironía gallega al mencionar una palabra 'odiosa' para mí (empieza con t y termina con e, me resisto a escribirla) desde que un política de ínfima categoría la abanderó. Con ello no digo que los políticos de esa facción no puedan tener alguna infinitésima cualidad pero para gobernar en la Ínsula Barataria y al fin que son estas taifas primero árabes y después de izquierdas que no se atreven a decir ESPAÑA, por si catalanes, vascos y algún gallego que otro (pero éstos imitadores de los anteriores) se molestan así mejor este país que ESPAÑA.

carmen -

Un escrito q me gusta, estoy conforme en q los politicos en general no tuvieron padres como los nuestros, aunque el mio no es de mucha escritura al igual q yo, debido a las circunstancias de la vida.
Yo nunca escribi con pluma, en el colegio de pequeña lo hacia con tiza y pizarra, luego con lapiz y por ultimo con boligrafo bic (todo un lujo para la economia de mi familia)
No tengo grandes estudios y si muchas faltas de ortografia, pero lo q si tengo gracias a la educacion de mi humilde familia es respeto, sencillez y sobre todo talante jajajaja.
Biquiños mi querido profesor
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres