Blogia
ofloda

JIMÉNEZ BECERRIL MURIÓ DE INFARTO - ABC -ANTONIO BURGOS 30/01/08

JIMÉNEZ BECERRIL MURIÓ DE INFARTO - ABC -ANTONIO BURGOS 30/01/08

Antepongo el artículo del columnista:

NO sé si sigue usted la actualidad de esta ópera de los tres centavos, perdón, de este sainete de los 400 euros. Según la cual, aquí nunca nadie habló del Proceso de Paz, ¿quién ha levantado ese infundio? Y aquí nunca se negoció con la ETA. Y mucho menos cuando la ETA puso el triquitraque en Barajas y logró inventar una triste realidad digna de Libro Guinness: la tregua con muertos. ¿Usted ha visto alguna vez una tregua con muertos? Pues en España la hubo. Pero no se lo crea. Son falseríos del canallerío del facherío. Que no saben qué inventar. Aquí nunca nadie se sentó a pactar con los asesinos ni se bajó ante ellos los pantalones propios y los del Estado de Derecho, porque usted sabe que siempre lo que han querido ha sido ilegalizar al Partido Comunista de las Nekanes Vascas y a la ANV. Aquí nunca estuvimos a papitos con un etarra en huelga de hambre, ni nunca se retrasó comparecencia alguna en la Audiencia Nacional esperando que llegara un gachó que el hombre tenía problemas a causa de la nieve en las carreteras, para ponerlo inmediatamente de patitas en la calle.
Por eso me extraña lo que esta chica que vive en Italia y que habla tan bien y con tanta emoción y garra, Teresa Jiménez Becerril, ha organizado para esta tarde en mi pueblo, que es el de ustedes, Sevilla, para lo que gusten mandar. ¿Pues no que ha organizado un homenaje cívico en memoria de su hermano Alberto Jiménez Becerril, concejal del Ayuntamiento de Sevilla, y de su mujer, Ascensión García Ortiz, fallecidos hace ahora justamente diez años? ¿Que cómo fallecieron? Pues no lo tengo muy por seguro, pero a juzgar por cómo tantos, durante diez años, han mirado para otro lado cada vez que nombraban estas muertes, me imagino que debió de ser en accidente de carretera o algo así. ¿Víctimas del terrorismo, dice usted? Por favor, no levante infundios, tenga un poco de memoria: aquí las víctimas del terrorismo no existen. Aquí los que existen son unos hombres de paz, como Otegui, el otro y el de la moto. Lo que pasa es que como el facherío lo aprovecha todo con tal de cargarse nuestro proyecto de modernidad, de progreso, de futuro y de por aquí te quiero ver, se han inventado eso de las víctimas, que es como lo de los obispos y la familia, pero sin Virgen de la Almudena.
Y lo que más me sorprende es la tenacidad de esta chica, Teresa Jiménez Becerril, que está empeñada en demostrar que a su hermano lo mató la ETA, vamos, que no murió de infarto, como el médico militar Muñoz Cariñanos, o de embolia cerebral, como el fiscal Portero, y así sucesivamente hasta mil. Murió en el peor de los casos en atentado, pero nunca de la ETA. Tengo delante la esquela mortuoria, grandecita, modelo 4, que ponen el Ayuntamiento de Sevilla y la oficialista Fundación Jiménez Becerril en el décimo cabo de año de su muerte. Y lo dice bien clarito: «Fallecieron en nuestra ciudad, víctimas de atentado». ¿Atentado de quién? Ah, pues no sé: de Al Qaeda a lo mejor. ¿Pero de la ETA dice usted, y que descorcharon champán por su asesinato? Por favor, no me estropee el pasodoble, que estamos en vísperas de elecciones, y como diga usted que a Jiménez Becerril lo mató la ETA puede que luego no podamos continuar, como queremos, el proceso de usted ya me entiende...
Porque el acto cívico de esta tarde en el Hotel Meliá Sevilla tiene que ser algo relacionado con el mundo de los espectros y de la güija. Van a asistir unos señores que no existen, como no existe la ETA. Va a asistir José Antonio Ortega Lara, que como bien sabe usted es un personaje del «Cuéntame», que nunca estuvo en un zulo secuestrado por la ETA ni nada. Y va a asistir Mari Mar Blanco, que es la hermana de otro que tal, de un pueblo que como usted bien sabe nunca existió, de Ermua: un pueblo con Espíritu que se han inventado, algo así como el Macondo de García Márquez, pero en facha. Y Consuelo Ordóñez, hermana de Gregorio, otro español de las Vascongadas que tampoco existió nunca. Y no sigo, porque voy a tener que citar a Francisco José Alcaraz, y me van a decir entonces los procesos que tiene pendientes por inventarse precisamente estas historias para no dormir, con lo tranquilos que dormimos nosotros, porque sabemos que Alberto Jiménez Becerril murió de infarto y lo demás son patrañas del facherío de España; perdón, del Estado Español, que lo de España es ahora propiedad del Gobierno para su propaganda de la mandanga.

Ha dado usted una vez más en el clavo, utiliza bien el martillo, no se da nunca en los dedos que sujetan el clavo.Yo, a la vista de su magistral lección sobre las manipulaciones que todos nos hacemos censurando a tan puritano gobierno, ya me presumía que muchas de las cosas que nos vienen ocurriendo (que reine la ironía por parte de ambos y otros muchos, la ironía es como las moscas cojoneras) en los últimos 3 años y casi 11 meses (malditos sean) eran ‘falseríos, del caballerío del facherío’, como muy bien aplica., eso de ETA, siempre pensé que era un tipo de apócope por pronunciación con cierto andalucismos de ESTA, andalucismo que con su gracejo excepcional hace que todas los días parece que coman sopa de letras. Yo frecuento mucho la provincia de Málaga, Torremolinos – La Carihuela, concretamente, desde hace 16 años y les digo a los camareros del hotel La Barracuda que ya estoy en 2º de malagueño, me río con su acento, me resulta encantador, como les explico, no me río de su acento sino con, que es muy diferente. Aparte que contumacia y que incómodos son estos elementos de la AVT y no digamos ciertas obcecaciones de algunas hermanas, por mencionar alguna, la de Jiménez Becerril, la de Miguel Ángel Blanco, la de Ordóñez, entre otros miles de familiares, tienen todos ellos más cuentos que Andersen y los hermanos Grimm juntos. Se quejan por fruslerías, por accidentes de la democracia libertaria. No digamos el Sr. Ortega Lara y mi primo segundo Adolfo Villoslada, segoviano empresario en Navarra que había salido de destripar terrones para hacer trabajos más productivos y dar de comer de paso a un montón de familias, éstos también sacan a relucir falacias después de haber tenido gratuito durante tiempo la protección de vigilantes armados, comiendo gratis y, sí, algo reducido el espacio, pero era por salvaguardia, así sino salían al jardín evitaban que algún desalmado pudiera agredirles por los males cometidos cada uno en su trabajo. Así que esas presunciones que yo me planteaba me las ha solucionado usted, con razonamientos que yo no llegaba a captar. Aquí ‘NO PASSSSSSA NA, ¿VERDAD?.Lo entenderán así los ‘rogelios’ léase artículos en vida, lógicamente, del maestro Campmany, aunque me extraña que desde donde se encuentre, no mande su correo o fax diario como hizo el Cid en aquella batalla, sujeto hábilmente al caballo para infundir terror entre las huestes enemigas.El Sr. Rodríguez a lo mejor le propone a usted para aumentar el número de sabios, total uno más en una ‘modesta’ nómina de 14 que seguro ingieren el menú del día en cualquier bar de barrio y toman después café de 0,80 céntimos, porque si le han leído el artículo, mientras jugaba con su matasuegras, lo habrá tomado al pie de la letra, (por supuesto que el doble sentido no creo lo capte) y habrá dicho ¡hombre!, menos mal que alguien me comprende. Se habrá puesto tan contento si no ha fastidiado el tema el Rubalcaba y le haya dicho mucho ojito con lo que escribe éste. Es más bien peligroso.

 Imagen: Alberto Jiménez Becerril y su esposa Ascensión García Ortiz vilmente asesinados en Sevilla hace 10 años por ETA

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres