Blogia
ofloda

DECEPCIÓN, MELANCOLÍA Y DESOLACIÓN

DECEPCIÓN, MELANCOLÍA Y DESOLACIÓN Cuando después de años, y teniendo ya unos cuantos, de relación te sientes con la confianza y derecho de opinar y hasta discutir, como si fueras uno más de la vida familiar, con tu forma de ser y alegría y genio personal, todo ello forman parte de tu carácter, has tenido disputas, sin sabores pero, momentos tan felices que han colmado de gran alegría y los ratos duros se han macerado con palabras y explicaciones, te sientes en una situación que comprendes tienes ciertos derechos a exponer tus rechazos por cosas que no te gustan, aunque no tengan mayor historia pero, repito todo ello se arregla con aclaraciones más o menos intrincadas, pero que al final terminan bien. Fuiste pillado un día por ingenuidad en tu seno familiar, descubrieron una faceta de ti que, realmente, no buscaste pero se presentó. También hay que aducir que en tu casa faltaba cierto ensamblaje desde hacía años. Las cosas se hacían poco y con mala comprensión. De todo se habló, en su momento, se prometió propósito de enmienda pero, al poco tiempo todo volvía a la laxitud a las andadas. Entonces tu, que no te propones buscarte la vida por otro sitio, das que por casualidad contactas con persona a través de un juego. Sin pretenderlo, esa relación va en aumento y ya digo la ingenuidad hace que mis escritos que van subiendo de tono hacia tal persona que vive lejos de ti y lleva una vida familiar, en la que parece todo va bien, pero algo faltará cuando admite unas relaciones amorosas externas aunque sean virtuales, pues algunos de mis escritos fueron encontrados en mi escritorio, porque no estaban escondidos y un día, de repente, aprovechan para metértelos en tus ojos.La gran sorpresa llega que esa relación que a base de sacrificios se ha mantenido y en la que casi se ha prometido amor eterno, te da un portazo y viste que lo que te anunciaba el día anterior sobre un posible proyecto de futuro y felicidad, no era tal. Y que por unos comentarios ya repetitivos todo se derrumba con cuatro palabras, diciendo que ya se han hartado de ‘soportarte’. ¿Es posible que hoy se ame tanto y mañana se desprecie del todo?. Entonces te haces la imagen de que eras un simple adorno y que haciendo un pequeño símil de la época que vivimos eres como la estrella que culmina el arbolito de Navidad y en eso té quedas que no eres nadie, se miran todos los adornos y la estrella como está alta no se le hace casa, no se la ve bien. Y la estrellita se convierte en algo casi invisible. Mientras la doncella o dama en la que pusiste tus, posibles, últimas ilusiones y que tanto significabas para ella, te desdeña y te despacha con cuatro tajantes líneas y le da a cualquier cosa o acontecimiento de su vida anterior mayor importancia que a ti que casi se comprometió a ser tu eterna compañía. No es capaz de sacrificar un solo acto de su vida para darte una satisfacción y si le recriminas todo actúa en tu contra. Sabes que, en apariencia, o por lo menos eso te ha parecido te han respetado, soportado y amado, te lo han demostrado muchas veces pero, un día no soportan una determinada réplica, que ya se ha repetido y siempre se dialogó sobre ella y se arregló todo, y te despiden con un, inesperado, casi ‘vete a la mierda’, ¡qué te aguante tú...!, o también se puede emplear otra manera más dulce pero con los mismos resultados ‘ nunca te olvidaré ‘. Pues si nunca me vas a olvidar porque me abandonas física, en este caso, virtualmente. ¡Joder! Como se puede decir, así tan fríamente, nunca te olvidaré. Eso tiene otras soluciones más lógicas.Yo estoy llorando y lloraré si me quieres y me quisiste tu también llorarás, hemos tenido mucho trato, mucha relación, mucho amor. Unas palabras más o menos desentonadas no pueden tirar las murallas de Jericó con sonidos de trompetas del ejército de Josué.Repito una vez más una estrofa de una canción de Raphael que quizá le escribiera el cantautor Perales  que dice ‘ todo termina algún día en el amor, nada es eterno jamás’, correcto todo tiene su principio y su fin, como la vida, pero debe haber mayor discrepancia para una ruptura contundente después de tan amoroso e intenso trato, no es tan fácil deshacerte de algo que tenía buenos cimientos. Ya me he visto menospreciado, en más de una ocasión, en la misma relación y, si, yo tengo genio, pero quien me menosprecia nunca se quedó a la zaga. Pero jugaba con ventaja, era coneja o elefanta dominante, matriarca y no soportaba que nada ni nadie se le opusiera, bueno con reservas, dependiendo de quien.

Si piensa que con su tajante decisión yerra, si es honesta, que estoy seguro lo es, pasará malos momentos, otra cosa es que se alimente de su cerrazón o mal interpretado orgullo. . En su cúpula también sufrirá, no seré el único y si no quiere dar su brazo a torcer tendrá muy malos momentos. No pido se rebaje, aquí no se trata de eso pero yo después de ese escrito, solo puedo decir, recapacitemos no se quede a perder por un rato de malhumor, la vida tiene componentes agridulces, nadie tiene nunca toda la razón, mis manos y mis brazos están dispuestos a recibirte de nuevo con todo mi comprensión, pidiendo disculpas por la parte que me toque. Yo quiero y querré ¡qué no sé olvide!. Por eso hablaba de Decepción, Melancolía y Desolación.

IMAGEN: MELANCOLÍA 
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres