Blogia
ofloda

DESOLACIÓN - ROSA CARAZO - ABC 09/12/06

DESOLACIÓN - ROSA CARAZO - ABC 09/12/06 Inicio como tantas veces incluyendo al artículo del escritor para mayor comprensión a mis comentarios:DESOLACIÓN“”HACE unas semanas vi en Documentos TV un reportaje sobre el fracaso escolar. Pese a que este es un asunto del que venimos hablando bastantes años ha, la visión y la audición del reportaje lo deja a uno totalmente desolado. Desolado, irritado, indignado e impotente, que es lo peor.La voz en off que va introduciendo comentarios y anécdotas, o preguntas sin respuesta, manifiesta un tono neutro o desalentado, como si le fuera imposible encontrar una modulación esperanzada. Ciertamente quien la escucha, aunque no esté implicado en el problema, no puede dejar de estremecerse. Y los que nos hemos dedicado durante tantos años a la enseñanza no solo nos estremecemos sino que sentimos una garra implacable que nos oprime hasta dejarnos sin respiración. Esta noche ha sido, tal vez, la que ha traído a mis ojos y a mis oídos uno de los peores momentos de cuantos he visto u oído en lo que se refiere a este problema. Un muchacho de trece o catorce años comentaba, en tono despreocupado y burlón, que en su colegio, un profesor se pasaba la clase llorando ante los insultos y amenazas de los alumnos.¿Cómo hemos podido llegar a tales extremos? ¿Dónde podremos encontrar la raíz de este comportamiento indigno y cruel para arrancarlo de cuajo? ¿Cómo es posible contemplar de brazos cruzados algo tan triste y tan desolador? ¿Qué clase de individuos se alojan bajo la piel de estos adolescentes insensibles a la piedad y a la educación? ¿Por qué senda del mal han llegado hasta tal degradación y envilecimiento?Testimonios de muchachas encanalladas que manifestaban su desprecio con palabras y gestos obscenos o provocativos; palabras trémulas y entrecortadas de profesores para quienes traspasar el umbral del aula es un verdadero gesto de heroicidad; confesiones atribuladas de los escasos alumnos que lamentaban con gesto medroso la imposibilidad de aprender, que era lo que deseaban, en el manicomio en que se habían convertido las aulas. Todo esto y más, en esa rápida sucesión de imágenes y frases incompletas o inconexas, me dejaron tan desolada y tan triste, tan incapaz de imaginarme posibles soluciones, tan imposibilitada para la esperanza, que no acierto a expresar todo lo que sentí, todo lo que siento mientras escribo estas palabras.Y me pregunto: ¿Fracaso escolar solamente? ¿Acaso no es también fracaso profesoral? Fracaso profesoral para aquellos que sientan la enseñanza no ya solo como una manera de ganarse la vida sino como una trayectoria marcada por su vocación. Toparse con un campo baldío y pedregoso donde jamás germinará la semilla de la palabra o con una jauría decidida a despedazarte. Qué tremenda frustración, qué invencible desaliento. Y la irreprimible necesidad de escapar, de huir, de no ser.Trato de ponerme en el lugar de estos profesores maltratados, proclives al suicidio, que confiesan que ya no pueden más, que están abandonados a su suerte, y me parece que, por mucho que trate de identificarme con su situación de desamparo, jamás sentiré ese dolor de fracaso que deben de sentir aquellos que son insultados, avasallados, agredidos por los que tendrían que ser, como poco, una grey agradecida con quienes tratan de darles lo mejor de sí mismos.Siete son los pecados capitales: soberbia, ira, avaricia, lujuria, gula, envidia y pereza. Pero añadiría un octavo pecado capital: la ingratitud. Esa ingratitud que se enrosca en el corazón humano como una sierpe y que ahoga con su abrazo letal cualquier sentimiento noble y, sobre todo, ese hermoso don de la gratitud que es otra potencia del alma. “”

Mis comentarios:

Entristece, acompleja, ensombrece la vida de cualquier ser normal. ¿Es normal pretender un orden social desde la adolescencia?. Si la Naturaleza estableció un orden de comportamiento, hasta en los llamados animales irracionales y casi instituyó un consejo de ancianos, donde estos, por experiencia acumulaba, dictaban el ‘modus vivendi’, incluso, en sus orígenes, por tradición oral.

La ‘alegría’, la insolencia grata del cachorro era algo natural. La malicia que impera, hoy en día, entre buena parte de una juventud inmoral, consentida y amparada y auspiciada por unos padres comodones. ¡Bueno padres!, ¡Folladores, de fin de semana y de baja calaña que engendran, tras noches de juergas, bajo el influjo del alcohol, el porro y otros ‘avituallamientos’, conducen a que luego practiquen una permisividad total en la realización de esos niños consentidos. Lástima no se cerrara la espita proveedora de espermatozoides, cuando se alcanzara cierto nivel de saturación maléfica. Pero tendría algún efecto si se interviniera con firmeza en los momentos especiales y facilitar y ayudar a una educación moral efectivo. Pero ellos como diría el Sr. Burgos con su ‘bemeuve’, tienen suficiente.

Niñatos de malos modales y peores acciones inmersos desde pequeños en las marcas del consumismo. Teléfonos móviles de última generación y demás consentimientos, son capaces de agredir a sus profesores. Someterlos a los mayores agravios y ofensas, verbales y físicos y mantenerlos bajo su férula salvaje, sin que gobierno, justicia y ministerios de turno, por no decir otra vez más lo de esos padres, incapaces todos, al unísono, de dar la más mínima solución al tema. Se les aplaudieron las gracias de pequeñitos y ahora se les defiende en las desgracias que crean en los demás.

Esos ‘niños y niñas’ que, como mínimo, se masturban a placer. Pero claro les ampara la minoría de edad, y saben de sobra que son mafia al igual que conocen de pe a pa sus genitales y ya hastiados de tanto usarlos, saben de sobra que son sicarios de mafias juveniles y ejercen como auténticos ‘capos’ de poder y acoso entre unos débiles y cobardes compañeros que les aplauden las gracias, por temor a represalia y claro se hacen cómplices en el asedio a la institución docente.

Sr. Rodríguez, ¡tome de una vez decisiones severas y serias!, ¡Mantenga limpia su casa! Y olvídese de tanta chilaba que ningún beneficio le va a aportar y de tanto enmascarado con txapela, le están creciendo asesinos de todo tipo y no va a poder dialogar con tantos.

Por eso, no me extraña el título del artículo “DESOLACIÓN”.

 
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres