Blogia
ofloda

Páginas opinión ABC (Jon Juaristi)

(domingo 01/05/05)
Desde mi rincón, del bar, lugar privilegiado y escogido, para desarrollar mis inesperadas y desprogramadas divagaciones que traslado en simples servilletas (esas que tiene como marca ‘gracias por su visita’), me dispongo una vez mas a relatar, opinar algo sobre cualquier tema que me surja en el momento. El ‘rincón’ de esta ocasión se ubica en el bar La Peseta, modesta esquina que se sitúa en el distrito de Arganzuela de Madrid, situado en la zona sur, pero próxima al centro de la capital. El bar es una modesta instalación sin ningún tipo de lujo, el clásico bar de barrio, regentado por un tal Antonio, no muy profesional, por lo menos en cuanto a los menús del día se refiere (nunca sabe la componenda de los menús y tiene que solicitar información del cocinero si le consultas algo sobre el asunto de comida). En atención a la barra si lo lleva bien. Aunque las circunstancias actuales no favorecen en determinados lugares a mantener un personal especializado, aquí las personas que van pasando son amables y atienden bien. Todos inmigrantes, él mismo, tiene novia marroquí, el fulano en cuestión tendrá cuarenta y tantos años, ella le ayuda, tiene un cocinero argelino, que domina la cocina española, pero a partir de la tarde se transforma, la bebida lo cambia de situación. Desde que llevo yendo he conocido a chicas ucranianas, colombianas, ecuatorianas, peruanas, etc, pero siempre con un buen nivel de atención. Pues una vez identificado el lugar, y escuchando una fantástica melodía de música de fondo desde la emisora KissFm, entonada por la británica Dido y titulada ‘White Flag’ (Bandera blanca), desarrollo mi ‘servilleta’ a raíz de leer un artículo de opinión suscrito por Jon Jauristi, en las páginas de ABC, del domingo (01/05/05), en la nueva sección ‘Proverbios morales’ y de título ‘Lectura’. Me hace un gran favor el buen articulista que, en cuatro palabras, describe el contenido de una obra (no quiero ni mencionarla, pero para referencia debo indicar que es algo así como ‘Otra idea de España’) suscrita por un tal (tampoco quisiera mencionarlo) Suso de Toro, de lo del apelativo Suso ni comentarlo de lo de ‘Toro’ ofende a tan noble, y enraizada en este suelo, especie. Suerte tienen algunos ‘ejemplares’, por favor que no los clonen ni crionicen, que el ‘libertinaje de expresión establecido’ y que sostiene nuestra denostada ‘libertad malinterpretada’, permita a estos ‘ácaros’ depositar sus excrementos gráficos en cualquier lugar y que alguien no menos ignominioso personaje los publica y alguien, no menos impresentable y que, para nuestra desgracia, rige los destinos de este despojo de ¿nación?, ¿sé puede mencionar?, un tal Rodríguez, aliado en tripartitos, aliado con secesionistas, oportunista de aprovechados de prebendas otorgadas por tan corrupto sistema, hablaron en sus tiempos, no lejanos de 100 años de honradez y como acostumbran, si aquello fue o no verdad la derrocharon en poco tiempo, ahora derrochan de la alcancía rebosada por un equipo de 'malvados' que llevó a este país a encabezar los crecimientos económicos europeos, algo imperdonable, para la envidia española, pecado capital prevaleciente, pero que gracias a esos ‘desmanes económicos’ que aquellos 'malvados' cometieron, todavía se sostiene por inercia un ápice de aquel reluciente expansionismo económico. Los momios otorgados a esas hidras que dominan, algo así como, la llamada cultura y que autoaplican a sus currículos (la diosa Ana Belén (Maripili Cuesta), dijo, exclamó en abierto, “nosotros, la gente de la cultura”, jajaja), apancartaron (yo también invento palabras, no solo van a hacerlo ellos) domingo tras domingo, y encabezaron, a los abanderados tricolores, para en el lugar donde otrora estuviera la Mariblanca, en esa céntrica, nunca mejor dicho, Puerta del Sol; para desde ahí, ‘machacar’ a la malvada derechona, fascistoide. “Nunca mais”, proclamaron una y otra vez, algunos, pensaron que eso del ‘mais’ significaba otra cosa, “No a la guerra”, a esa ‘guerra’ no a otras, las de África se ignoran, son lugares mas ignotos, “sigamos las directrices de demócratas castristas, chavistas, mohamedistas, esos si que ejemplifican, pueblos libres por la gracia de líderes tan abiertos”. El tal Rodríguez y sus correligionarios no dudaron en aprovechar, la confusión que produjo la matanza de unos malvados seguidores de Alá (y especifico malvados porque esos fueron, ¿con cómplices internos?, esos no interesan, y para que no se malinterprete, yo reconozco la bonhomía de la mayoría de seguidores de Alá o cualquier otra confesión), en connivencia con profesionales del tiro en la nuca, algún día se sabrá, para tergiversar unas elecciones que nunca se debieron celebrar, después de tal acontecimiento y la manipulación de algo tan sagrado como pasarse por el arco del triunfo una reflexión, invitando desde sus minaretes (SER, PAÍS y demás extensiones favorecidas en su día por un tal González a un tal Polanco), a convocar a la intimidación y asalto de las sedes y seguidores del partido hasta ese momento en el poder.
Pues volviendo a lo que iba el Sr. Juaristi, al desvelar la bazofia de ‘masturbaciones mentales’ de ese híbrido me ha liberado de poder caer en la tentación de emborronar mis ojos con esas inmundicias que en cuatro palabras, repito, descubre el autor del artículo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres